El Banco de España ha apreciado cierta mejora en todos los componentes de la actividad económica en los primeros meses del 2010, aunque observa también "señales dispares" en los indicadores disponibles referentes al consumo privado.
En su último boletín económico, el Banco de España aporta distintos datos del consumo que reflejan este comportamiento dispar, como por un lado el retroceso de la confianza de los consumidores de la Unión Europea en febrero y por otro el "fuerte avance" de las matriculaciones de automóviles en enero y febrero.

En cuanto al resto de componentes, la entidad resalta la "continuación en el mejor tono" de la inversión en bienes de equipo, la "moderación" en las tendencias contractivas de la construcción, la "cierta mejoría" del turismo, el aumento del ritmo de avance en las exportaciones y la ralentización del ajuste en el mercado de trabajo, entre otros factores.