Banca Cívica, el banco fruto de la fusión de Cajasol, CAN, CajaCanarias y Caja Burgos, debutó hoy en Bolsa española en los 2,67 euros, un 1,1 % por debajo del precio fijado por la entidad (2,7 euros).


La horquilla de precios inicial dada por Banca Cívica iba desde los 2,70 euros hasta los 3,80 euros. Finalmente, el precio de salida se fijó en el tramo más bajo, aplicando un descuento del 60 % sobre su valor en libros.

Enrique Goñi y Antonio Pulido, vicepresidente y presidente del grupo, han prometido repartir dividendos este mismo año, destinando para ello hasta el 30% de la ganancia. La rentabilidad por dividendo de las acciones de Banca Cívica se situará entre el 6-6,8%.

Con esta operación, Banca Cívica ha captado casi 700 millones de euros, después de sacar a la venta 222,14 millones de acciones, ampliables hasta 248,80 millones.

Goñi y Pulido reconocieron que han invertido cada uno 250.000 euros en la salida a Bolsa de Banca Cívica.

Los copresidente de la entidad han destacado la elevada demanda por parte de los inversores, de 2,4 veces en el tramo minorista y de 1,3 veces en el mayorista. Si bien, el tramo institucional tuvo que ser reducido desde el 50% hasta el 40%, aumentando, como contrapartida, el minorista del 48% al 58%, mientras el 2% restante se ha destinado a empleados. En este sentido, Goñi y Pulido han destacado que El 84% de los empleados de Banca Cívica son accionistas y que han acudido un total de 100.000 accionistas particulares con 60.000 órdenes de compra, así como cien inversores institucionales, entre los que los extranjeros han acaparado el 30% del volumen de compra.

Los directivos de la financiera han quitado peso al hecho de que se aumentara el tramo minorista destacando, por el contrario, la importante demanda recibida, tanto minorista, como de capital institucional extranjero.

La entidad tiene un core capital del 10%, por lo que recientemente superó los tests de stress.