La Comisión de Competencia británica todavía no ha llegado a ninguna conclusión acerca de la presunta situación monopolísitica de la filial aeroportuaria de Ferrovial, BAA en los aeropuertos londinsnes. La compañía por su parte ha admitido que la experiencia de muchos pasajeros en los aeropuertos de Londres no es satisfactoria por los problemas de congestión y retrasos que afectan a los clientes. Sin embargo, considera que éstos problemas tienen que ver con la falta de capacidad en las terminales y pistas, y no en la estructura o propiedad de BAA. La filial de Ferrovial apuesta por inversiones que mejoren el servicio y está dispuesto a realizar grandes inversiones para disponer soluciones.