British Airways (BA) tendrá que buscar una solución al déficit de sus fondos de pensiones, que supera los 3.000 millones, pero para ello no podrá poner como garantía fondos de Iberia o de Topco, el nuevo grupo aéreo que nacerá cuando las dos aerolíneas culminen su fusión. Ésta es una de las cláusulas que se recoge en el acuerdo suscrito la semana por los consejos de administración de Iberia y de BA en el que se sientan las bases de la fusión de las dos compañías.