Los ingresos de BA bajaron más de un 12% en el segundo trimestre a menos de 2.000 millones de libras esterlinas (2.350 millones de euros). La aerolínea británica ha declarado que no ve una mejoría y prometió continuar recortando costes. Aún así, las pérdidas operativas de 94 millones de libras en el primer trimestre fiscal fueron menores que los 100 millones que esperaban.