La aseguradora francesa AXA presentó hoy su programa para los próximos cinco años, gracias al cual espera convertirse en "la empresa preferida de su sector" y triplicar su resultado operativo por acción entre 2004 y 2012. Entre esos dos años, AXA confía también en doblar su facturación, explicó la aseguradora en un comunicado dedicado a ese programa, bautizado "Ambición 2012". La compañía aprovechó para confirmar las tendencias de resultados tanto para este ejercicio como para 2008, lo que significa en primer lugar que el volumen de actividad en 2007 no debería verse afectado por el contexto actual de los mercados financieros. En lo que respecta al resultado neto, la caída del valor de mercado de su filial ABS se verá más que compensada con la plusvalía (400 millones de euros) conseguida con la cesión de sus actividades en Holanda.