La aseguradora registró un beneficio neto de 2.226 millones de euros, un 44% más respecto al año anterior, según informa la Bolsa de Londres.

Tras una drástica reducción de costes, el beneficio bruto de Aviva alcanzó los 2.871 millones de euros, lo que supone un 35% más respecto al año anterior.