La Unidad de la Policía para Delitos Económicos (Okokrim) noruega ha impuesto hoy una multa de 2 millones de coronas (250.000 euros) al grupo industrial alemán Siemens y a dos personas vinculadas a la compañía por un supuesto caso de corrupción. A Siemens se le acusa de cubrir los gastos de tres empleados del Ministerio de Defensa noruego por valor de unas 20.000 coronas (2.500 euros) durante una estancia de una semana en Alicante en marzo de 2004.