Es verdad que el ritmo de los despidos en Estados Unidos ha disminuido, pero el ritmo de contrataciones no ha aumentado, a juzgar por el número de gente que está solicitando compensación de emergencia por desempleo. Esta cifra -que se publica junto a las solicitudes iniciales de beneficios por seguro de desempleo, pero que tiene un retraso de dos semanas- subió en 235.626 a 5,14 millones durante la semana que finalizó el 19 de diciembre. Esto representa un aumento demás de 700.000 frente a la semana que terminó el 5 de diciembre, cuando se ubicó en 4,37 millones. Eso sugiere que un gran número de gente desempleada está agotando sus beneficios iniciales sin haber encontrado un empleo nuevo. Como señala Dan Greenhaus de Miller Tabak, cuando se combinan con otros beneficios por desempleo, el total ha alcanzado un récord de 10,4 millones.