Las solicitudes de subsidios por desempleo en EE UU se situaron en las 558.000 unidades, frente a las 545.000 estimadas inicialmente.