El número de estadounidenses que solicitó subsidio de desempleo la pasada semana fue de 343.000, según ha publicado el departamento de trabajo de Estados Unidos. Esta cifra supone un aumento de 7.000 con respecto a la cifra revisada de la semana anterior, que quedó en 336.000.   
La media de las últimas cuatro semanas quedó en 345.250 personas, 1.250 menos que la semana pasada. (Ver comunicado)

El informe muestra que el número de personas que reciben subsidios de desempleo la semana pasada se había reducido en 119.000 personas, hasta unos 3 millones de desempleados.



El empleo se ha convertido en una de las piezas claves para resolver el puzzle en el que ha convertido la FED su agenda para la retirada de estímulos financieros. Hay expertos que aseguran que el endurecimiento de la política monetaria no comenzará hasta que la tasa de paro baje del 7%. En junio del año pasado un total del 7,6% de la población activa estadounidense estaba desempleada.