En febrero la economía española registró un déficit por cuenta corriente de 5.884,8 millones de euros, superior al registrado en el mismo mes de 2011 (5.297,0 millones).

Esta ampliación se explica por el  incremento del déficit de rentas y, en menor medida, de los saldos de la balanza de transferencias y comercial que compensaron la favorable evolución de la balanza de servicios.

El déficit de la balanza comercial se situó en febrero de 2012 en 3.003,1 millones de euros (2.713,8 millones  en el mismo mes de 2011). Este comportamiento tuvo lugar en un contexto de crecimiento de las  exportaciones y de las importaciones (6,8% y 7,3% interanual, respectivamente). El aumento del déficit comercial se explica por el componente energético, ya que el saldo no energético fue superavitario.

En febrero el superávit de la balanza de servicios avanzó hasta 1.758,4 millones de euros, frente a 980,8 millones en el mismo mes de 2011. Esta evolución reflejó tanto la leve ampliación del saldo positivo de la  balanza de turismo y viajes, que se situó en 1.361,7 millones de euros (1.318,3 millones en febrero de 2011),  como, sobre todo, la mejora del saldo de otros servicios, cuyo superávit fue de 396,7 millones de euros en  febrero de 2012 (déficit de 337,4 millones en febrero de 2011).

La balanza de rentas registró un déficit por importe de 2.050,3 millones de euros en febrero,  superior al del mismo mes del año anterior (1.285,5 millones). Por su parte, la balanza de transferencias  corrientes mostró un saldo negativo de 2.589,8 millones de euros (2.278,6 millones en febrero de 2011).

En febrero el saldo de la cuenta de capital que recoge, entre otros conceptos, las transferencias de  capital procedentes de la UE, contabilizó un superávit de 116,3 millones de euros (1.249,5 millones en febrero de 2011).