Un plan para evitar que Grecia no pueda pagar su deuda que combinaría asistencia de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional está ganando apoyo entre los líderes de la UE, que se reúnen el jueves y el viernes en Bruselas. La UE ha estado dividida entre ayudar a Grecia sola o recurrir al FMI. La canciller alemana, Angela Merkel, que se enfrenta a la firme oposición del electorado de dar dinero a Grecia, ha presionado en favor de la participación del FMI.