El fabricante de automóviles Audi, propiedad del consorcio alemán Volkswagen, logró un beneficio neto de 697 millones de euros durante los seis primeros meses de 2009, lo que supone una disminución del 25% en comparación con los 930 millones de euros registrados en los mismos meses del año precedente, informó hoy la empresa, que mantiene sus previsiones de vender 900.000 unidades al cierre del ejercicio.