Una vez finalizado 2017 toca hacer balance de nuestras inversiones. Los que tuvieron exposición a bolsa en sus carteras estarán de enhorabuena, ya que la gran mayoría de índices bursátiles acabaron el año mejor de lo que lo empezaron.

De esta manera, vimos revalorizaciones del 7% para el Ibex-35, del 6% para el Eurostoxx-50 y del 19% para el S&P 500 norteamericano.

Pero los que  siguieron las carteras modelo que elabora el área de Análisis de Self Bank habrán conseguido mayores ganancias, ya que 4 de sus 5 carteras lograron una rentabilidad superior a la de sus respectivos índices de referencia:

En los últimos tres años, la rentabilidad anualizada de las 5 carteras ha sido superior a la de sus índices de referencia:

Con el debate entre la gestión activa y pasiva cada vez más candente, estos datos demuestran que la gestión activa sí que puede batir a los índices de referencia. Como en muchos otros aspectos de la inversión, no existen verdades absolutas y la decisión sobre si optar por un enfoque activo o pasivo dependerá de cada situación y de las circunstancias de cada inversor.

Por otro lado, tampoco debemos dejar que la rentabilidad de un activo nos ciegue; a la hora de  invertir en estas carteras has de tener en cuenta otros aspectos como el plazo en el que puedas necesitar el dinero y la aversión al riesgo, entre otras muchas, sin olvidar que rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras.

¿Qué son las carteras modelo de Self Bank?

Desde el año 2003 Self Bank elabora a modo de sugerencia para sus clientes 5 carteras modelo que se revisan semanalmente.

 Las carteras de renta variable española tratan de cubrir  3  perfiles de riesgo principales y tienen como índice de referencia al Ibex-35.

Los valores de cada cartera  se escogen en función del  análisis fundamental y se clasifican en función del número de recomendaciones positivas del consenso, de su ratio PER, del potencial de revalorización. También tienen  un criterio de diversificación para evitar una exposición excesiva a un sector en particular.

De esta manera, encontramos la Cartera Defensiva,  la Cartera Dividendos y la Cartera Dinámica para el mercado español. 

La Cartera Europea se centra en compañías dentro de la zona euro, por lo que su índice de referencia es el Eurostoxx-50.

La última de ellas es la Cartera USA, enfocada a valores pertenecientes al índice de referencia S&P500. Cabe recordar que la rentabilidad real está sujeta al riesgo divisa, ya que esta cartera está en dólares.

Si quieres invertir en estas carteras, debes ser cliente de Self Bank y abrir una cuenta de bolsa.  En función de si eres un inversor a largo plazo o un inversor más activo, puedes escoger entre las 2 cuentas de bolsa que ofrecen: la Cuenta de Bolsa o la Cuenta de Bolsa Sin Custodia. Si quieres, puedes consultar ahora las ventajas de cada una de ellas y decidir qué cuenta de bolsa  prefieres.