El fabricante estadounidense de componentes para automóviles American Axle & Manufacturing ha alcanzado un acuerdo comercial con General Motors, su principal cliente, y ha revisado las condiciones de la deuda con los acreedores, con el fin de evitar la suspensión de pagos. Los acuerdos incluyen la concesión de créditos por parte de General Motors a AAM, con determinadas garantías para su antigua matriz. Además, los acreedores de la empresa han aceptado condiciones de refinanciación, que incluyen la ampliación de los plazos de vencimiento.