Altadis cotizaba al alza después de que un juez de Estados Unidos emitiera una sentencia que no obliga a las tabacaleras a financiar una campaña antitabaco, en contraposición a lo que había pedido el Gobierno, lo que es positivo para el conjunto de la industria tabaquera.
La juez de distrito estadounidense Gladys Kessler dictaminó que las compañías habían violado la ley al ocultar los daños que provoca el consumo de tabaco y perpetuar la adicción, pero que no podían ser obligadas a financiar una multimillonaria campaña antitabaco.