La tasa de inflación de la eurozona ha tocado techo y probablemente se alejará de sus recientes máximos en el segundo semestre del año, ha indicado Joaquín Almunia, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, el martes. La inflación alcanzó el 3,6% en marzo, su nivel más elevado desde que comenzara a registrarse el dato en 1997. Sin embargo, se situó en el 3,3% en abril y Almunia considera que seguirá reduciéndose. Con la inflación en máximos históricos y muy por encima del objetivo del Banco Central Europeo de un nivel ligeramente inferior al 2,0%, el BCE se ha resistido a bajar su tipo básico de interés y no parece dispuesto a hacerlo pronto, a pesar de las crecientes pruebas de que la economía de la eurozona se está desacelerando en respuesta al endurecimiento de las condiciones crediticias en el mundo.