La balanza comercial alemana cerró el mes de febrero con un superávit de 12.100 millones de euros, según informa la Oficina Federal de Estadística.

Esos 12.100 millones supone un 4,7% menos en relación al mismo mes del año 2010. Las exportaciones se situaron en los 84.000 millones, con un crecimiento del 21% en comparación con el mismo mes del año anterior, mientras que las importaciones se quedaron en los 71.900 millones de euros, lo que representa un aumento del 27%. 

Si se comparan estos datos en tasa intermensual, los productos exportados por Alemania subieron un 2,7%, mientras que las importaciones se incrementaron un 3,7%.