Calma en los mercados. Tras el susto protagonizado por Berlín hace un par de semanas, hoy parece que las cosas vuelven a encauzar su tono habitual. Alemania ha conseguido colocar la totalidad d su duda a cinco año prevista con una rentabilidad que aumenta ligeramente hasta el 1,11%.

La mayor economía europea suaviza las alertas que generó su "desastrosa" subasta del pasado día 23. Entonces solo pudo colocar el 65% del importe esperado. En su emisión de hoy, las peticiones de bonos a cinco años han duplicado la oferta. La rentabilidad ha repuntado ligeramente, al 1,11%.

El mercado recupera la confianza, y su apetito, por la deuda europea 'más segura'. La expectación que había generado la subasta de hoy ha llevado a la agencia alemana de deuda a apresurarse a la hora de calificar su resultado como "muy positivo".

No en vano, ha podido revitalizar la demanda, con la ayuda también de un conteto mucho más favorable que el vivido hace un par de semanas. Entonces solo pudo colocar el 65% de su importe previsto en bonos a diez años. Los inversores 'pasaron' de una deuda que ofrecía rentabilidades próximas a sus mínimos históricos pero que a su vez sufría el contagio de la crisis extensible al conjunto de la eurozona.