El Gobierno alemán tiene previsto denegar a Porsche un crédito por importe de 1.750 millones de euros que el fabricante de automóviles deportivos había solicitado para reforzar su posición de liquidez y solucionar sus problemas financieros. En fuentes del Ejecutivo de Angela Merkel indicaron al diario 'Financial Times' que la Cancillería y los ministerios económicos han acordado "de manera informal" denegar el préstamo solicitado por Porsche, tras recibir un informe contrario a la operación del banco estatal KfW. La decisión, que podría anunciarse oficialmente a mediados de julio, aumenta la presión sobre Porsche, que acumula una deuda de 9.000 millones de euros contraída al elevar al 50,76% su participación en Volkswagen, con quien actualmente negocia un proceso de integración.