Tenemos tres referencias buenas de pasado y tres buenas de futuro, para los próximos días. No sucede esto muchas veces. Con respecto a las recientes referencias de pasado, en primer lugar la Fed definió por fin el jueves un escenario temporal para iniciar el tapering: octubre.

Entendiendo en este caso por tapering la reducción del balance. Y dio a entender que podría volver a subir tipos en diciembre, hasta 1,25%/1,50%. Si así fuera se cumplirían nuestras estimaciones de tiempos y pasos en 2017. Estimamos 3 subidas más en 2018, pero eso habrá que verlo paso a paso. En segundo lugar, la semana pasada quedó demostrado que el mercado empieza a ignorar absolutamente las amenazas de Corea del Norte.

El viernes pasado las bolsas permanecieron imperturbables a pesar de haber recibido nuevas declaraciones en el mismo sentido el jueves por la noche.

Y por último y en tercer lugar como referencia de pasado constructiva tenemos las magníficas cifras de Confianza del Consumidor en la Eurozona, que se publicaron el jueves pasado y que se sitúan en máximos desde 2001. Cifras como esas permiten pensar que, si Wall Street decide marcar nuevos máximos históricos, Europa cuenta con los fundamentos para perseguirlo.

Y ahora los 3 eventos constructivos de corto plazo:

- Elecciones alemanas. Descontada la victoria de Merkel, la futura coalición de gobierno no será fácil. Pero el mercado acaba de quitarse de encima otro evento político más. Si en alguna dirección influye, será en positivo. Pero sólo para bolsas, porque el euro podría debilitarse ante una coalición que tardará tiempo en cerrarse y con socios dispares (FDP y Verdes)

- Trump presenta esta semana el primer borrador de su tan anunciada reforma fiscal. A poco que concrete, el mercado lo recibirá con los brazos abiertos porque lleva meses esperando algo tangible.

- Este viernes 29 S&P anuncia la revisión de su rating sobre España y todo apunta a que podría mejorarlo hasta A- desde BBB+, alejándonos así un escalón más del grado de no inversión (por debajo de BBB-).

¿Serán constructivos los 3 desenlaces?. Probablemente sí. O, en todo caso, neutrales para el mercado. Eso, unido a una macro abundante que no presenta mal aspecto esta semana, debería dar como resultado un saldo neto algo positivo, de nuevo. Aunque hoy la apertura sea floja. A las 10AM se publica el IFO alemán, que se espera repita en torno a 116, nivel francamente bueno. No ya de expansión, sino de boom. Mañana, Confianza del Consumidor americano, que podría retroceder hacia 120 desde 122,9 ahora, pero eso se justifica por los huracanes. El FMI publica el miércoles su informe de perspectivas de otoño: el WEO (World Economic Outlook), probablemente mejorando algo estimaciones, como la OCDE hace unos días.

También el miércoles, Pedidos de Bienes Duraderos americanos, que se normalizarán después de 2 meses ofreciendo irregulares. Se espera +0,9% desde -6,8%. El jueves probablemente se revisará al alza el PIB 2T americano, desde +3,0% hasta +3,1%. Y eso también es bueno. Finalmente, el viernes inflación europea, que se espera repunte 1 décima, hasta +1,6%. En general, nada de lo que preocuparse y probables desenlaces benignos. Eso debería reforzar esta inercia lentamente alcista que disfrutamos. Intervendrán muchos banqueros centrales, pero la incertidumbre sobre la Fed ha quedado superada. Las próximas reuniones importantes quedan lejos aún: el 26 Oct. el BCE, reunión sobre la que ha descargado todo el peso de hacer algo, y el 2 Nov. el BoE, que podría subir +25 p.b., hasta 0,50%. Pero aún quedan lejos. De momento los eventos más recientes y los más próximos seguirán dando soporte a las bolsas, no afectarán a los bonos y tampoco deberían estimular la depreciación del USD, que es una variable peligrosa actualmente. Tendremos algo más de serenidad constructiva, por tanto.