Alemania se ha enfrentado hoy otra vez al examen de los mercados y lo ha pasado con sobresaliente o, por contradictorio que parezca, con un cero, pues ésa ha sido la rentabilidad que ha ofrecido a sus acreedores a más corto plazo.

El Tesoro alemán hoy ha vuelto a subastar deuda en medio de un ciclón de crisis europea que parece no afectarle negativamente, todo lo contrario. El país de Angela Merkel vuelve a salir victorioso de su subasta de deuda y coloca 2.540 millones de euros en letras con vencimiento a un año y con un cupón del 0% (no paga intereses hasta vencimiento) y una bajísima rentabilidad del 0,07%. Al menos, este interés es positivo, comparado con el interés negativo (-0,012%) que pagó en su subasta de letras a seis meses del pasado 9 de enero. El ratio de cobertura de la subasta ha sido del 2,18%.

La razón de que Alemania siga colocando sin problemas su deuda, a pesar de la baja o nula rentabilidad de esta inversión la da Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets: “algunos fondos y Hedge Funds tienen como política tener deuda soberana de alta calidad, es decir, con alguna ‘A’ en su rating, lo que hace que países como España o Alemania se beneficien de las bajadas de calificación de Italia o Portugal”.