Alcoa Inc. redujo su dividendo un 82% y lanzó una iniciativa para reducir costos por más de 2.400 millones anuales para el 2010, al tiempo que la mayor productora de aluminio en Estados Unidos continúa enfrentando una desaceleración de la demanda en medio de una recesión global. Dado el alto volumen en los inventarios de aluminio y los bajos precios, Alcoa ha estado intentando reducir su capacidad y encontrar compradores para algunas operaciones de producción de derivados, lo cual ha resultado difícil debido a la restricción en los mercados de capitales.
El anuncio del lunes está destinado a ahorrar 800 millones de dólares en las operaciones de derivados y más de 400 millones mediante el recorte de dividendos. Por otra parte, Alcoa tiene planes de reducir a la mitad su gastos de capital para el segundo semestre del año a un nivel anual de 850 millones de dólares.

Alcoa busca también recaudar capital mediante la venta de 1.100 millones en acciones comunes y notas convertibles.

El director general de la compañía y presidente ejecutivo, Klaus Kleinfeld, afirmó que las medidas más recientes tratan de preparar mejor a la compañía para un largo período de dificultades.

Las principales agencias calificadoras de crédito muestran cada día más pesimismo hacia Alcoa. Las tres principales tienen la calificación de Alcoa al borde de "chatarra", lo cual refleja las débiles medidas de protección de deuda por parte de la compañía y el aumento de sus niveles.

En enero, Alcoa anunció que incurrió en una pérdida neta, afectada por un descenso del 56% en los precios durante los últimos cinco meses y la fuerte disminución de los pedidos.

Alcoa informó que también espera anunciar pérdidas para el primer trimestre.