Alcatel-Lucent ha registrado en el primer trimestre unas pérdidas netas de 181 millones de euros, nueve veces más que los 20,4 millones que esperaban de media los analistas consultados, y además rebaja sus expectativas para el conjunto del año. El grupo de infraestructuras de telecomunicaciones franco-canadiense espera ahora que el mercado mundial se mantenga estable mientras que antes la previsión era de un mercado plano con tendencia al alza. Las pérdidas operativas del primer trimestre fueron de 106 millones, frente a previsiones de 44,33 millones, y los ingresos alcanzaron los 3.864 millones, frente a los 4.044 millones previstos.