día positivo en Europa gracias a que Wall Street valoró de forma positiva la gran cantidad de datos macroeconómicos que hemos conocido hoy junto con la incapacidad del SP 500 de perder el soporte más cercano. Apple sigue tirando de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra mantiene todos los estímulos y sube las perspectivas de la economía, aunque deja claro que está preparada para actuar otra vez si lo que esperaban en agosto acaba por cumplirse.
 
El día ha sido muy complicado y con varios cambios de dirección que no se ha solventado de forma positiva hasta que ha aparecido Wall Street y han hecho una valoración de todo lo que hemos conocido hoy, se han puesto a subir y arrastrando a Europa a la zona positiva justo final de la sesión.

Todo está focalizado en dos puntos:

El vencimiento trimestral de derivados que tendremos mañana y lo que pueda pasar con la Reserva Federal a la mitad de la semana que viene.

Hoy nos han bombardeado con multitud de datos macro y además hemos conocido el resultado de la reunión del Banco de Inglaterra, por lo que juntarlo todo en un veredicto ha sido realmente complicado y han tenido que ser los americanos los que han dado el do de pecho para poner dirección a la sesión.

Primero, las ventas minoristas de Reino Unido no han presentado problemas excesivos y en la interanual apenas se han movido. Rematando una serie de datos macro más o menos positivos, el Banco de Inglaterra ha mantenido el programa cuantitativo sin cambios al igual que los tipos de interés, mostrando su sorpresa al ver que las acciones tomadas en agosto han calado en la economía de forma más amplia y rápida de lo que ellos se esperaban. Aun así, consideran que si la economía se acercase a las previsiones que hicieron en agosto, se plantearían bajar otra vez los tipos de interés, aunque las perspectivas ahora mismo han mejorado.

Por otro lado, en Estados Unidos hay dos datos macroeconómicos que han marcado mucho al mercado de cara a la Reserva Federal de la semana que viene, unas ventas minoristas que caen más de lo esperado, una producción industrial que también cae más de lo esperado y además unos inventarios empresariales que quedan planos, por lo que todo el mundo piensa que van a ponerse a crear más inventarios, lo que reducirá el crecimiento del tercer trimestre.

Sumado todo a unos precios de producción industrial que siguen sin presionar la inflación tanto como le gustaría a la Reserva Federal, pues no hay incremento de la sensación de que vayan a subir los tipos de interés la semana que viene.

Ahora, dejando los datos macroeconómicos aparte, y centrándonos en el mercado, ayer tuvimos como punto positivo el nuevo máximo anual de Apple y como punto negativo la bajada del precio del crudo. Una vez Wall Street abierto, ninguno de los dos factores ha sido negativo, porque Apple ha creado otro nuevo máximo anual y el crudo ha estado subiendo, por lo que prácticamente no hemos tenido factores en contra.

En Europa, tanto el futuro del Ibex 35 como del europeo EX50 han creado un nuevo mínimo del mes pero el futuro del índice alemán a seguido aguantando por encima de los mínimos del lunes, así que en el momento en que Wall Street se decidió a rebotar, nos hemos ido todos detrás.

Mañana seguiremos teniendo datos importantes en Estados Unidos como por ejemplo el IPC y además tenemos vencimiento trimestral de derivados, por lo que puede ser un día realmente complicado, sobre todo por la atención a lo que pueda pasar después, aunque no tendremos tiempo para mucho porque el martes comienza la primera parte de la reunión de la Reserva Federal, así que hasta quizá el jueves que viene no tengamos algo de tranquilidad en el mercado.

Verán la crónica de la sesión al completo:

Se esperaba una apertura bajista en Europa siguiendo otra mala sesión en Estados Unidos por culpa de la incertidumbre que reina no sólo en el entorno de los tipos de interés de la Reserva Federal, sino también en el mercado de crudo mientras faltan pocos días ya para conocer no sólo la decisión de la Reserva Federal sino también la reunión de productores de crudo.

Si echamos un vistazo a cómo cerraron los sectores más importantes del SP 500, veremos claramente que hay dos focos: el primero de todos es el de energía con un descenso de -1,18% pero el positivo fue el de tecnología con un incremento del 0,47%.

Las razones para esta polarización son dos:

Primero de todo, una fuerte subida de Apple superior al 3% que hizo que se rompieran máximos anuales, haciendo caso a una fuerte envolvente alcista que dejó en la zona de la media de 50 sesiones. A pesar del disgusto oficial de los inversores por presentar una séptima versión del iPhone con pocas novedades, aparecieron de los operadores noticias de que las reservas estaban rompiendo récords, así que todo el mundo se animó muchísimo y aprovechando la situación técnica, hemos tenido esta fuerte subida, siendo el que más puntos aportaba al Dow Jones, nada menos que 24,53 puntos, y llevándose al alza todo lo referente a las tecnológicas. De hecho, Apple ha dicho que las cantidades de inicio de la nueva versión del iPhone están completamente vendidas, no hay más.

Por otro lado, los problemas del sector de la energía están focalizados en el precio del crudo, muy pendiente de lo que pueda pasar a finales de este mes con esa reunión entre productores pero también muy vapuleado últimamente por los altibajos de la reservas semanales de crudo y además esos datos en constante aumento del recuento de instalaciones de crudo activas calculados por Baker Hughes. Tras la fuerte rebaja de las reservas de la semana pasada, las que conocimos ayer tampoco fueron muy positivas porque se esperaba un rebote cercano a los 3,8 millones de barriles pero tuvimos un descenso oficial de 559.000 barriles. Esto va en contra de tener precisamente descensos en los precios del crudo, pero es que todo el mundo está obsesionado con un aumento de la producción y cualquier excusa por pequeña que sea en este sentido les es válida, como por ejemplo la reservas de los destilados que suben 4,6 millones de barriles cuando se esperaba un incremento de sólo 1,54, así que se añaden a la subida de 3,38 millones de barriles de la semana anterior. El refinado sigue siendo alto y es otra versión de la producción que preocupa.

Por otro lado, hoy nos hemos encontrado con un descenso del Nikkei superior al 1% y es que hay reunión del Banco de Japón la semana que viene, la misma semana en donde tendremos la reunión de la Reserva Federal, así que todo el mundo está muy nervioso por ver lo que pueda pasar y ver si acaban dando un paso adelante para proteger a la economía.

El mercado de deuda hoy puede estar movido porque tenemos subasta en España en donde se espera colocar entre 3000 y 4000 millones de euros con vencimientos a largo plazo a 5,10 y 15 años. Veremos si la reciente subida de tipos en el secundario acaba apareciendo en el mercado primario.

El aspecto técnico, Estados Unidos se quedó rozando los mínimos del lunes pasado en muchos índices importantes y en lo que respecta a Europa, el futuro del índice alemán es el único que está respetando ese mínimo todavía, así que si acaba perdiendo ese mínimo del mes, la situación puede empeorar, mientras la media de 200 sesiones con nocturno, tanto en el futuro del Ibex 35 como el europeo EX50, está siendo atacada muy fuertemente.

Datos macro tenemos:

10h30: ventas minoristas de Reino Unido.

11h00: IPC de la zona euro

13h00: decisión sobre tipos del Banco de Inglaterra.

Papeleta un poco complicada la que nos deja el Banco de Inglaterra no sólo con su decisión sobre los tipos de interés y del programa cuantitativo, sino también sobre la valoración que hace sobre la situación.

De todo lo que han dicho, debemos separar algunas partes porque unas tienen más importancia que otras.
En definitiva, han dejado los tipos de interés sin cambios en el 0,25%, también dejan sin cambios el tamaño total de las compras de deuda corporativa y además el tamaño total del programa cuantitativo que se reinició a finales del verano una vez ya visto el resultado del referéndum de permanencia en la Unión Europea.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que han reconocido que las medidas que tomaron en agosto han tenido un efecto mayor y más temprano de lo que esperaban. Tanto es así que ha subido las perspectivas de la economía y eso deja una clara diferencia entre las perspectivas de la reunión de septiembre y las perspectivas de la reunión de agosto. La diferencia entre ambas son el umbral que van a utilizar para tomar decisiones en el futuro.

Recordemos, además, que algunos bancos de inversión importantes dicen que la recuperación de la economía de Reino Unido es un espejismo porque se debe única y exclusivamente a la debilidad de la libra por los estímulos puestos en marcha, pero sobre todo por la eliminación de la incertidumbre del resultado del referéndum.

Pues bien, poniéndolo todo en perspectiva, debemos ser conscientes de que ya no hay incertidumbre por el referéndum porque votaron a favor de salir de la Unión Europea, pero no existe implementación física de esa salida, por lo que de momento no hay daños económicos por ese divorcio y esa nueva frontera establecida en el canal de la mancha. Esto es a lo que se refieren los bancos de inversión con que todavía la economía no está sufriendo la realidad que han votado los británicos. Por eso el Banco de Inglaterra toma como referencia las perspectivas de agosto como punto para pensar en bajar nuevamente los tipos de interés en lo que queda de año si la economía se acerca a ellas.

El mercado en un principio se ha tomado a mal la situación, porque en el corto plazo habla de mejoría económica, algo que se añade a la percepción de algunos en la Reserva Federal de que la situación no es tan peligrosa como parecía y que cabe la oportunidad de subir los tipos de interés. Si el impacto económico de la salida de Reino Unido de la Unión Europea no es tanto como parece, ese peligro se relaja muchísimo y los bancos centrales tienen un motivo menos para pensar en ayudar a la economía.

Sin embargo, la libra está teniendo problemas tanto con el euro como contra el dólar, en lo que parece que está más pendiente de la posibilidad de tener una nueva bajada de tipos de interés que la alegría por ver que la situación ha mejorado. En este punto volvemos a recordar que todavía no hay implementación física del divorcio, que es lo que realmente hará daño, aunque dentro de la Unión Europea siguen diciendo que quien más tiene que perder en Reino Unido y no el resto de la Unión.
Por lo tanto, la interpretación es complicada porque tenemos la situación dividida en dos partes, los efectos del rebote gracias a los estímulos del Banco de Inglaterra y después lo que pueda venir con la implementación del divorcio, aunque queda muchísimo tiempo para eso porque primero tienen que activar el artículo 50 y todavía no está claro que eso llegue en el corto plazo.

Dado que los datos macroeconómicos de Reino Unido están saliendo positivos con unas ventas minoristas que apenas se ha movido demasiado en términos interanuales, aunque se han bajado bastante con respecto al mes anterior, hay una especie de ventana positiva a la que se le tiene bastante miedo sabiendo que tenemos la reunión de la Reserva Federal la semana que viene. También, tenemos vencimiento trimestral de derivados mañana junto con datos como el de inflación a las ventas minoristas, así que el Banco de Inglaterra nos deja una situación bastante complicada porque lo ha dividido en tramos y otros bancos centrales pueden añadir problemas o quitarlos en cada uno de esos tramos, como por ejemplo si suben los tipos de interés la Reserva Federal la semana que viene.

En este momento Europa tiene un comportamiento negativo, acercándose a los mínimos de la semana y con un futuro sobre el índice alemán es el único que se mantiene por encima de los mínimos del lunes y haciendo caso a algunos movimientos técnicos pero sin mucha convicción porque en general todo el mercado sigue a la espera del partido estrella que consiste en la reunión de la Reserva Federal la semana que viene.
 
Estados Unidos ha optado por tomar el conjunto de los datos macro que hemos conocido por la parte positiva, sumando la decepción de un dato de ventas minoristas peor de lo esperado con una producción industrial también es peor de lo esperado y sumado a un nulo crecimiento de los inventarios empresariales, por lo que los tres apuntan a un crecimiento del tercer trimestre que puede ser más bajo de lo esperado. Por lo tanto, se palpa en el ambiente que quizá la Reserva Federal no pueda subir los tipos de interés este mes. Si a lo anterior le sumamos que el precio del crudo no está descendiendo y que Apple está marcando otros nuevos máximos anuales al haber dicho la propia empresa que el primer conjunto de nuevos iPhone creado está completamente vendido, pues tenemos ese punto de apoyo para que Europa no siga cayendo aunque hayamos creado nuevos mínimos del mes en algunos índices, pero el futuro del DAX está respetando los mínimos del lunes pasado y eso está ayudando a que las cosas no empeoren.
 
El saldo de las instituciones al cierre de ayer sigue siendo neutral pero mantiene el repunte de la actividad que vimos hace bien poco. Aun así, la actividad sigue siendo baja para lo que estamos acostumbrados a ver.

Reino Unido da el visto bueno a la construcción de la planta nuclear por fe en Inglaterra pero con condiciones

Se va a realizar en Somerset y es uno de los emplazamientos que se propusieron en 2010. Dado que la salida de Reino Unido de la Unión Europea ya está aprobada impedida por los ciudadanos, el gobierno británico ha dado el visto bueno al proyecto pero con condiciones y un nuevo acuerdo con la francesa EDF.

La cuestión es que en Reino Unido, tratándose de infraestructuras tan delicadas como las instalaciones nucleares, ha pedido tener más potestad para parar la posible venta de las participaciones de sus proyectos para de esta forma evitar que los detalles caigan en manos no adecuadas, es decir, en empresas pertenecientes a países algo sospechosos. En concreto, el gobierno será capaz de abortar la venta de la participación de la francesa antes de la finalización de la construcción y además sin una notificación previa y acuerdo de ministros.

El Banco de Inglaterra mantiene tipos por unanimidad

9 a 0 para mantener tipos en 0,25%.

También 9 a 0 para mantener QE en 435.000 millones de libras.

También 9 a 0 para mantener tamaño del programa de compra de deuda corporativa como mucho hasta los 10.000 millones de libras.

Dos personas del Consejo dicen que las perspectivas no garantizaba un aumento del programa cuantitativo, pero darle la vuelta a la decisión que se tomó en agosto tiene un coste demasiado alto. Si la perspectiva en noviembre es ampliamente consistente con la perspectiva en agosto, muchos de los miembros del Consejo esperan votar para una nueva bajada de tipos a lo largo del año. Ojo con la libra.

Esperan que en el segundo tramo del año baje muy poco el producto interior bruto del país y que el momento de la economía del país en el corto plazo está ligeramente por encima de la previsión de agosto.

Para el producto interior bruto del tercer trimestre lo suben al 0,3% desde el 0,1%.

Esperan que la inflación esté un poquito más bajo que las previsiones durante lo que queda de 2016 y volver a subir hasta cerca de su objetivo en la primera mitad de 2017.

Pasando ya los sectores importantes, ven que la perspectiva de corto plazo para el mercado inmobiliario es menos negativa de lo que se esperaban y el consumo es un poco más fuerte. Los estímulos puestos en marcha en agosto han llevado a un empuje más grande de lo esperado de los precios de los activos aunque algo del movimiento se ha dado la vuelta, como podemos ver en los índices del país. Consideran que es alentador ver el impacto inicial que tuvo la medida de agosto, pero están vigilando muy de cerca todos los acontecimientos en todos los activos y también los tipos a los que se enfrentan los hogares dentro del sistema financiero.

Consideran que los datos recientes son consistentes con la visión de que el gasto empresarial se va a reducir más fuertemente que el gasto del consumidor.

En resumidas cuentas, la situación ha mejorado, pero si se acercan las circunstancias a lo que esperaban en agosto, entonces podrían empezar a pensar en bajar los tipos de interés otra vez.

H&M, punto negativo de las minoristas hoy

Ha presentado cifras de ventas de agosto y han acabado en moneda local con un crecimiento del 7%, teniendo buen comportamiento principios de mes, pero no tanto a finales porque hizo demasiado calor como para que la gente se lanzase a comprar vestimenta para la nueva temporada.

Al mercado no le está gustando demasiado pues está descendiendo cerca de -2% porque a finales de agosto el número de tiendas asciende a 4135 cuando el mismo período del año pasado fue de 3675, por lo que implícitamente hay un incremento de las ventas.

Con respecto al tercer trimestre, las ventas sin impuestos mejoran el 6%.

Next, otro problema para las minoristas

El valor británico ha presentado beneficios de la primera mitad del año con una bajada antes de impuestos del -1,5% pero con un incremento de las ventas del 3% hasta alcanzar los 1900 millones de libras.

Con todo, reafirma su previsión de datos para todo el año.

No ha gustado al mercado están descendiendo más del -3%.
 
La subasta de España de hoy, resultados

El tesoro coloca 1381 millones de euros con vencimiento a cinco años. La rentabilidad baja ligeramente a 0,163% desde el 0,175% anterior.

Se colocan 1326 millones a 10 años. La rentabilidad sube al un, 138% desde el un, 104% anterior

También coloca 1175 millones a 15 años. La rentabilidad baja al 1,463% desde el 1,531% anterior.

Los movimentos de las rentabilidades no son especialmente destacados, así que de momento en el mercado primario no se notan efectos demasiado dañinos con respecto a movimiento hemos tenido últimamente en el mercado secundario.
 
Los datos de Europa de hoy:

Eurozona:

Las cifras de ventas de coches nuevos en la Unión Europea en el mes de agosto sube en un 10% acompañado de un nuevo aumento de las matriculaciones de vehículos nuevos y van nada menos que 36 en meses de subida.

Contando desde comienzos de 2016, el incremento en nada menos que del 8,1% hasta 9,8 millones de vehículos.

Se nota que la incertidumbre por la votación de la salida de Reino Unido de la Unión Europea se ha pasado un poco, porque no se vendieron casi coches en julio y en agosto ya repunta el 3,3%. Con respecto al resto de países, en Italia hubo una subida de nada menos que el 20%, en España del 15%, Alemania el 8,3% y en Francia el 6,7%.

- Superávit comercial de la zona euro del mes de julio se reduce hasta los 25.300 millones de euros desde los 29.200 anteriores, ligeramente mejor de lo esperado que era bajar hasta los 25.000,

Las exportaciones no ajustadas descienden en la interanual -10%, bajando también las importaciones en la interanual -8%. En cifras estacionalmente ajustadas, las exportaciones bajan en el mes -1,1% y las importaciones en el mes sube 1,4%.

- IPC de la zona euro de agosto mejora el 0,2% interanual, lo esperado.

En el mes tenemos un incremento del 0,1%, también lo esperado.

La inflación subyacente sube el 0,3% y en la interanual mejora el 0,8%, lo esperado.

Suiza:

El Banco Nacional de Suiza deja los tipos de interés en el -0,75%, lo esperado.

Dicen que mantendrán la actividad en el mercado de divisas tanto como sea necesario y consideran que la moneda todavía está sobrevalorada de forma significativa.

Con respecto al crecimiento, creen que será más modesto en la segunda parte que en la primera parte del año, debido a un debilitamiento temporal del crecimiento en Europa. Para 2016 creen que el crecimiento rondará el 1,5% en el país.

Hablando de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, dicen que ha causado considerable incertidumbre y hace que la valoración de la perspectiva de la economía global sea muy difícil.

España:

El Banco de España dice que la deuda de las administraciones públicas se sitúa en el 100,5% del producto interior bruto del segundo trimestre de este año.

Reino Unido:

Ventas minoristas de Reino Unido del mes de agosto tienen un fuerte cambio de dirección pues decrecer el 1,9% pasa a bajar -0,2%, aunque la cifra es mejor de lo esperado pues se creía que iba a descender -0,4%. En términos interanuales tenemos un crecimiento del 6,2% que es una ligera bajada con respecto al 6,3% anterior pero queda mucho mejor de lo esperado que era un frenazo hasta tener un crecimiento del 5,4%.

Los datos de EEUU de hoy:

- Ventas minoristas de Estados Unidos del mes de agosto se esperaba que bajasen -0,1% y nos metemos el susto de ver que baja el -0,3% cuando el mes de julio subieron un mísero 0,1%.

Si quitamos los coches, el descenso es de -0,1%, peor de lo esperado que era un incremento de 0,2% y además en julio cayó -0,4%.

El dato es realmente malo, aunque se esperaba una bajada, no tanta, así que es un punto a favor de sus últimos datos macro que estamos teniendo de debilidad y que se unen a los miembros de la Reserva Federal que piensan que hay que esperar un poco más y no tener prisa a la hora de subir los tipos de interés.

Es un mal dato para la economía, pero el mercado puede verle el lado positivo, que no haya prisas para subir los tipos de interés. Es malo para el dólar y bueno para los bonos.

- Peticiones de desempleo semanales de la semana que termina el 10 de septiembre nos deja un incremento de sólo 1000 personas hasta alcanzar los 260.000, mejor de lo esperado que era un incremento hasta las 265.000.

La media de cuatro semanas baja a 260.750 desde los 261.250 de la semana anterior.

El total de perceptores sube hasta 2,143 millones de personas desde los 2,142 millones de la semana anterior.

El dato es un punto a favor para que la Reserva Federal siga pensando que la mejora del mercado laboral es el apoyo más claro que tienen para subir los tipos de interés y además es bueno para la economía. Sin embargo, el mercado lo va a ver como un punto para que se suban los tipos de interés, así que puede ser negativo, aunque quizá tenga más peso el mal dato de ventas minoristas. Es positivo para el dólar y negativo para los bonos.

- Precios de producción industrial de Estados Unidos del mes de agosto nos deja un movimiento nulo, es decir no hay cambios porque queda en el 0,0%, peor de lo esperado que era tener un ligero incremento del 0,1% pero ha mejorado con respecto a la bajada del -0,4% del mes anterior.

En términos interanuales también queda exactamente sin cambios cuando se esperaba mejorar desde el -0,2% hasta el +0,1%.
En la parte subyacente, tenemos que en agosto pasamos de -0,3% hasta un 0,1% de incremento, lo esperado. La parte positiva para la Reserva Federal es que en términos interanuales pasamos de un incremento del 0,7% a tener 1/1 por ciento, lo esperado, aunque todavía las cifras están lejos de lo que espera ver la Reserva Federal.

No es un punto a favor para la Reserva Federal porque sigue sin haber presión por esta parte de cara a la inflación como les gustaría a ellos, así que tiene una ligera lectura positiva por parte del mercado, es una buena noticia para los bonos peros mala noticia para el dólar.

- Indicador de negocios de la Reserva Federal de Filadelfia del mes de septiembre sube nada menos que a 12,8 desde el dos anterior, muchísimo mejor de lo esperado que era bajar a 1.

El índice de empleo se recupera bastante aunque sigue habiendo destrucción pues pasa de -20 a -5,3.

El índice de nuevos pedidos de septiembre mejora también mucho desde -7,2 a +1,4.

El índice de precios pagados sube un poquito más desde 19,7 hasta 20,6.

El índice de condiciones de negocio a seis meses se reduce desde 45,8 a 37,5.

También se reduce el índice de gastos de capital a seis meses desde el 19,2 a 8,6.

No es que sea un dato para tirar cohetes, pero por lo menos existe una mejora de algunos indicadores de medio plazo, como por ejemplo el de empleo y el de nuevos pedidos, aunque de forma muy débil. Tampoco es favorable en la nueva rebaja de gastos de capital.

Más que una mejora, se tiene que tomar como una especie de menor reducción de los términos de este indicador, así que la situación se puede valorar como que “no empeora” más que “mejora”. No es precisamente un apoyo a la economía pero tampoco va a favor de Reserva Federal. En resumidas cuentas su efecto debería ser más o menos neutral también para el dólar y para los bonos.

- Índice de manufacturas de Nueva York mejora de -4,21 ha -1,99, peor de lo esperado que era mejorar hasta -1.
- El déficit por cuenta corriente de Estados Unidos en el segundo trimestre mejora, reduciéndose desde los -131.800 de dólares hasta los -119.900, mejor de lo esperado que era bajar hasta los 120.500.

- Producción industrial de Estados Unidos del mes de agosto nos da un varapalo porque pasa de un incremento del 0,6% a tener un descenso de -0,4%, peor de lo esperado que era bajar el -0,3%.

Con respecto a la producción manufacturera, tenemos una situación muy similar porque el crecimiento de +0,4% del mes anterior queda anulado este mes con un descenso de -0,4% que es peor que el -0,3% esperado.

Además, la capacidad de utilización también se reduce ligeramente pues pasamos de una utilización del 75,9% a una del 75,5% cuando se esperaba bajar solamente 0,2%.

Otro mal dato que se une a la retahíla de datos peor de lo esperado que hemos tenido en las últimas semanas, por lo que es un punto más a favor de que la Reserva Federal se tome un un respiro, algo que favorece al mercado, pero es que tampoco es bueno tener una serie tan grande de datos malos, por lo que puede generar algo de volatilidad la interpretación. Es bueno para los bonos y malo para el dólar.

- inventarios empresariales de Estados Unidos del mes de julio queda sin variación, peor de lo esperado que era tener una ligera mejora del 0,1% desde el 0,2% anterior.

Dado que los stocks de los minoristas han bajado, se esperaba un incremento en la inversión de inventarios, lo que podría llevar a un crecimiento económico más bajo en el tercer trimestre.

Dato positivo para el mercado porque también va en contra de la Reserva Federal. Buen dato para los bonos y mal dato para el dólar.

Resumiendo la sesión, día positivo en Europa gracias a que Wall Street valoró de forma positiva la gran cantidad de datos macroeconómicos que hemos conocido hoy junto con la incapacidad del SP 500 de perder el soporte más cercano. Apple sigue tirando de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra mantiene todos los estímulos y sube las perspectivas de la economía, aunque deja claro que está preparada para actuar otra vez si lo que esperaban en agosto acaba por cumplirse.