A pesar de haberlos despedido durante la sesión, el Ibex 35 consiguió mantener al cierre los 8.500 puntos. Una penalización del 1.49% que le llevó a los 8.527 enteros en su último movimiento. Gamesa se convirtió en el principal lastre – con una penalización de más del 12% tras unas decepcionantes previsiones para 2012- acompañado del sector constructor y financiero. En el mercado de divisas, órdenes compradoras a favor del euro, que subió hasta los 1.33 dólares.
Siguen llegando noticias de Grecia. La de hoy es la aprobación, por parte del parlamento griego, de la legislación necesaria para llevar a la práctica el canje de deuda pactado con los acreedores privados, uno de los elementos clave del segundo paquete de rescate del país heleno, valorado en 130.000 millones de euros. Fue precisamente la economía griega, junto a la española y la portuguesa, la responsable del 95% del aumento del paro en la Unión Europea desde finales de 2010. Y seguirá sumando en 2012 debido a la recesión moderada que experimentará la UE.

De Bruselas también llegaron las previsiones sobre la economía española, que se prevé se contraiga un 1% en 2012. El ejecutivo comunitario avisa de que el descenso del PIB será mayor porque las previsiones no tienen en cuenta los ajustes que realizará el gobierno español en 2012 para cumplir con los objetivos de déficit. Y en el punto de mira, el crudo, que casi desbanca a Grecia en la lista de “preocupaciones” por el deterioro económico. Los expertos reconocen que el barril de Brent en 150 dólares es el límite “se nota la tensión en Irán y a las economías les viene bastante mal”, reconoce Susana Felpeto, analista de Atlas Capital. Eso sí, si la situación vuelve a su cauce, los expertos ven a los precios regresar a niveles inferiores.

Referencias que marcaron una jornada en la que el Ibex 35 despidió la sesión con una penalización del 1.4% que le llevó a los 8.527 puntos. Fueron las constructoras – sector que más subió durante la sesión de ayer- y los bancos los que apoyaron esta tendencia del selectivo español. Eso sí, con el permiso de Gamesa. El fabricante de aerogeneradores vio su cotización caer en más del 12,6%, hasta los 2.67 euros. La compañía marca así un nuevo mínimo anual después de dar a conocer unas previsiones para 2012 que no han gustado, a pesar de lograr mantener el beneficio en 2011, elevándolo hasta los 51 millones de euros.

A pocos pasos, constructoras como Sacyr Vallehermoso. Recortó un 9.09% y cerró en los 3.10 euros. ACS descontó más de un 4.9% de su cotización, que cerró en los 23.03 euros, mientras que OHL perdió algo más del 2.8% al cierre de la sesión. Pérdidas que también compartieron las compañías del sector financiero. Banco Sabadell perdió un 2.7% y cerró en los 2.41 euros. Caixabank descontó un 2.3%, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 3.60 euros, mientras que Banco Popular se acercó al 2% de penalización, hasta los 3.04 euros.

Y también los dos grandes. BBVA perdió un 1.7% , hasta los 6.77 euros, en tanto que Banco Santander perdió un 1.3%, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 6.29 euros. Ninguno de los pesos pesados se salvó de la quema. Telefónica perdió un 1.3% - hasta los 12.88 euros - Iberdrola perdió un 2.8%, con lo que sus títulos se vendieron por 4.53 euros, en tanto que Repsol superó los dos puntos porcentuales de penalización, hasta los 20.45 euros.

En positivo, sólo dos valores. Inditex elevó en un 0.7% sus ganancias, con lo que sus títulos escalaron hasta los 69.29 euros. Enagás sumó un 0.2%  al cierre de la sesión ,con lo que sus acciones marcaron en los 14.78 euros su último precio.