La inmobiliaria Aisa indica en su informe de resultados del primer semestre que se encuentra en proceso de renegociación de su deuda financiera para lograr liquidez con la que afrontar los próximos ejercicios, en un contexto de endurecimiento y restricción del crédito a nivel mundial y desaceleración de la demanda de vivienda en España. El grupo indica que, aparte de los riesgos asociados a la refinanciación de su deuda, está expuesto a la ralentización del sector inmobiliario que prevé 'persistirá hasta 2010'. Según publican hoy Cinco Días y La Gaceta de los Negocios, Aisa dispone de un mes de plazo para renegociar la deuda --que supera los 200 millones-- con la banca acreedora, según explicó ayer el abogado Jordi Rodon, representante del banco Bankpyme ante la junta de bonistas de la inmobiliaria, que no pudo celebrarse ayer en Barcelona por falta de quórum y tendrá lugar el 1 de octubre.