Air China registró en los seis primeros meses del año un beneficio neto de 1.570 millones de yuanes (151 millones de euros), lo que supone más que triplicar el resultado obtenido en el mismo periodo del ejercicio anterior, gracias al incremento de la demanda y a la fuerza del yuan chino frente al dólar. La facturación se situó en los 23.300 millones de yuanes (2.200 millones de euros), un 17% más. Asimismo, el número de pasajeros aumentó un 14,4%, hasta los 33,3 millones, gracias al crecimiento tanto en las rutas domésticas como en las internacionales. La aerolínea explicó que la "fuerte demanda" de los viajeros de negocio, en el marco del 'boom' de la economía china, ayudó a superar el aumento del precio del combustible. Además, la compañía aérea se benefició de la contribución de Cathay Pacific Airways, que cuenta con una participación del 17,5% en el capital de Air China.