El fabricante alemán de artículos deportivos Adidas ha registrado un beneficio neto de 232 millones de euros durante el primer semestre del año, lo que supone un 2,8% más que en igual periodo de un año antes gracias a la reducción de costes que ha supuesto la adquisición de la firma Reebok.
La facturación ha mejorado en los seis primeros meses del año un 1%, hasta 4.938 millones de euros (6.775 millones de dólares), en comparación con las cifras del mismo periodo del pasado año debido al retroceso de las ventas de Reebok. Descontados los efectos del cambio de divisas, el volumen de negocios hubiera mejorado un 6% en la primera mitad del año por el aumento de las ventas de la marca Adidas. La facturación ha mejorado notablemente en todas las regiones excepto en Norteamérica, donde cayó un 10,3%, hasta 1.429 millones de euros (1.960 millones de dólares), frente al monto de los mismos meses de 2006. Latinoamérica Adidas incrementó las ventas entre enero y junio un 28,4%, hasta 310 millones de euros (425 millones de dólares) frente al mismo periodo de 2006. Adidas compró en 2005 Reebok por 3.100 millones de euros (4.216 millones de dólares), ó 59 euros (80 dólares) en metálico por cada acción de la estadounidense, con el fin de reforzar su posición en EEUU y acercase a su inmediato competidor y líder mundial, Nike. El presidente de Adidas, Herbert Hainer, considera que la compañía logró un "buen resultado" en la primera mitad del año "pese a las dificultades en los principales mercados". Hainer se mostró optimista con las posibilidades de crecimiento que ofrecerán los Juegos Olímpicos de Pekín el próximo año. Adidas pronosticó para el conjunto del año 2007 un aumento de las ventas "de una cifra media de un dígito", ya que no contará con el efecto positivo del Mundial de Fútbol de 2006.