ACS ha elevado hasta el 13% su participación en el capital social de Iberdrola, tras tomar un nuevo paquete de acciones de forma indirecta, con lo que consolida su posición de primer accionista de la eléctrica, informó hoy el grupo de construcción y servicios.
La compañía que preside Florentino Pérez ha comprado de forma indirecta en el último mes y medio un paquete de unos 5,05 millones de acciones de Iberdrola, representativas del 0,56% de su capital social, y valoradas en unos 178,8 millones de euros a los actuales precios de mercado de la eléctrica. Con estos títulos, ACS ya tiene 27,04 millones de acciones de Iberdrola, representativas del 3% de su capital social, a través del contrato de derivados ('equity swap') que mantiene abierto desde finales del pasado mes de diciembre. Esta participación indirecta en Iberdrola se suma a la del 10% que ACS ya controla de forma directa desde septiembre de 2006 y consolida así su posición de primer accionista en la eléctrica, condición que también ostenta en Unión Fenosa, donde tiene el 40% del capital. La nueva inversión del grupo constructor en Iberdrola se conoce después de que la junta general de accionistas de la eléctrica aprobara ayer su integración con Scottish Power. Además, también se registra después de que distintos inversores y entidades financieras tomaran posiciones en la compañía eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán. Destacan las entradas en el accionariado de Alicia Koplowitz, con un 2,5%, el empresario Nicolás Osuna, presidente de la inmobiliaria andaluza Osuna, o la familia Sánchez-Ramade, en estos dos últimos casos por encima del 1%. Asimismo, el Grupo Santander también anunció la toma de forma directa de un 1,3% de su capital y Bancaja notificó hoy mismo que ya cuenta con un 2,1% de la eléctrica. Entre el resto de principales accionistas de la eléctrica vasca figuran BBK, que controla un 9,96%; Chase Nominees, con un 8,3% y State Street Bank & Trust (5,9%) y Juan Luis Arregui (con alrededor del 2%). De igual forma, el aumento de participación de ACS en Iberdrola se produce mientras que la eléctrica tiene recurrida ante el Ministerio de Industria la decisión de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) que permite a ACS ejercer los derechos políticos por toda su participación del 10% directa y votar en las juntas. La eléctrica considera que esos derechos de voto deben estar limitados al 3%, tal como establece la ley, por ser ACS socio de referencia de un competidor de Iberdrola. En este sentido, el presidente de Iberdrola desveló en la junta de la empresa que la compañía podría endurecer los blindajes estatutarios, con el fin de defender los intereses de los accionistas minoritarios.