ACS "defenderá hasta el final" sus derechos en Iberdrola y confía en que los tribunales "le den la razón" en su voluntad de entrar en el consejo de administración de la eléctrica, en el que aún no está presente pese a ser su primer accionista con un 12,6% del capital.
Así lo aseguró hoy el presidente del grupo de construcción y servicios, Florentino Pérez, quien confió en que "lo razonable acabe por imponerse". "No hay nadie que entienda que un accionista de referencia de una empresa no esté representado en su consejo de administración", aseguró.

En su intervención ante la junta de ACS, su presidente reiteró además que el grupo mantiene su intención de alcanzar el 20% del capital de Iberdrola "cuando se pueda, dependiendo del precio" de la acción, y "sin ningún socio extranjero".

El grupo de construcción debe entrar en el consejo de Iberdrola o alcanzar el 20% de su capital para poder consolidar a la eléctrica en sus cuentas, dado que ahora sólo se anota los dividendos.

Así, en cuanto a la batalla legal, Florentino Pérez confirmó que ACS impugnará ante los tribunales "tan pronto como sea posible" el acuerdo de la junta de accionistas de Iberdrola del pasado mes de marzo que rechazó el nombramiento de su consejero. Además, no descartó emprender cualquier otra medida en defensa de sus intereses.

"Tenemos derecho como propietarios a participar en el consejo porque no somos competencia de ningún tipo, e impugnaremos el punto por el que se nos usurpó ese derecho", garantizó el presidente de ACS.

"Los tribunales nos darán la razón. Somos colaboradores, no nos gusta polemizar, pero defenderemos nuestros derechos hasta el final", añadió el presidente de ACS, que contará con el asesoramiento legal de Clifford Chance.

"SOMOS PROPIETARIOS DE IBERDROLA"

El grupo de construcción enmarcó todo ello en su vocación de "permanencia" en el sector energético a través de la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán, a la que considera estratégica y en la que, según insistió, "ACS puede contribuir, junto con el resto de socios y accionistas, para su desarrollo empresarial y la creación de valor".

Florentino Pérez rechazó que ACS se sienta "atrapado" en Iberdrola, con cuya dirección mantiene una "relación profesional". "Nos consideramos propietarios de Iberdrola y la cuidamos como lo que somos, su accionista de referencia", garantizó.

Según explicó, decidió finalmente llevar a los tribunales su contencioso con Iberdrola tras "ver la estrategia de la última junta" de esta empresa.

Así, refutó los argumentos que esgrimió la eléctrica para rechazar a su consejero, al asegurar que ACS no "es competidor de ningún tipo de Iberdrola" y además apuntó que los accionistas de la eléctrica acudieron a la junta y delegaron los votos sin saber lo que iban a votar porque no conocían el representante propuesto por la constructora.