ACS celebrará mañana su junta general de accionistas, la primera tras ratificar su giro 'energético' consolidando en sus cuentas y en su organigrama a Unión Fenosa, y entrando en el capital de Iberdrola.
El grupo que preside Florentino Pérez se presenta mañana ante sus socios como máximo accionista de estas dos empresas, en las que controla el 40,47% en el caso de Fenosa y el 11,7% en la nueva Iberdrola tras la integración de Scottish Power. La asamblea de ACS será también la primera después de reforzar su rama constructora con la compra de un 25% de Hochtief, primera constructora alemana y tercera mundial. Por contra, en el último año la compañía resolvió desinvertir en el sector inmobiliario con la venta de la participación que tenía en Urbis meses antes del descenso en bolsa de las empresas de sector, y en el transporte de viajeros en autobús, con la enajenación de Continental Auto. El grupo de construcción, servicios y energía mantiene no obstante su apuesta por el negocio de concesiones de infraestructuras a través de su participación del 24,8% en Abertis, grupo del que también es primer accionista, y en telefonía móvil. En este campo, en el último año ACS vio fructificar el proyecto de Xfera alcanzando un acuerdo con el operador Telia Sonera que permitió lanzar Yoigo. En aras de la continua diversificación de negocios, el grupo entró también de forma indirecta en aviación, mediante la participación de su filial Cobra en el capital de Clikair, la nueva 'low cost' de Iberia.