El presidente de Acer comunicó que está cerca de decidir si adquiere un desarrollador de software que aumente el atractivo de sus productos, debido a que busca reavivar la confianza de los inversores y el crecimiento de las ganancias.



"La compañía ha reducido la búsqueda a uno de los dos candidatos extranjeros", dijo J.T. Wang, presidente y CEO de Acer. "Se está buscando un desarrollador de software que ayude a las computadoras personales de Acer, a los smartphones y a las tabletas a ser más compatibles entre sí", comunicó, negándose a proporcionar detalles como los nombres o cuánto están dispuestos a gastar.

"Entendemos que tenemos que tomar una decisión pronto", explicó Wang ayer en su primera entrevista desde que el antiguo CEO, Gianfranco Lanci, se enfrentase a la junta por culpa de la estrategia corporativa a finales de marzo. "Necesitamos algún tipo de soporte que pueda generar más valor y calidad", añadió.

La búsqueda de un software de estas características entra dentro de los planes de Acer de transformarse de un fabricante de volumen impulsado por los ordenadores de consumo general a un desarrollador de productos que desafíen a Apple y a HTC.

Las ganancias del útlimo trimestre de Acer cayeron al nivel más bajo en más de seis años, debido a que los consumidores se inclinan por el iPad y la Galaxy Tab de Samsung, en lugar de por los portátiles de bajo coste conocidos como 'netbooks', en los que Acer está especializado.

"No creo que puedan confiar en las tabletas para sostener el crecimiento", propinó el analista Calvin Huang de Daiwa Securities. Huang es uno de los 17 de 27 analistas cosultados por la agencia Bloomberg que recomiendan a los inversores a que vendan las acciones.

Acer pasó de convertirse en el segundo mayor fabricante de ordenadores personales en 2009, al tercer escalón el año pasado.

Para que la situación cambie, "Acer espera contratar a cientos de ingenieros, aunque menos de 1.000, además de los mil que trabajan actualmente", informó Wang.

Las acciones de la compañía han caído un 41% en Taipei y están cotizando cerca de sus mínimos de hace dos años, después de que Acer perdiese la orientación de sus propias ventas durante dos trimestres consecutivos y registrase su ganancia trimestral más baja desde 2004.

El presidente declaró que "la compañía está considerando aumentar su próximo pago de dividendos para compensar la caída de los beneficios esperados para este año". El propio Wang informó de que va a "centrarse en el desarrollo de nuevos productos en lugar de adquisiciones", para de ese modo "devolver a un dígito doble el porcentaje de ventas de Acer".

Acer sufrió hoy en Taiwan una reducción en su cotización del 1,11%. Por otro lado, Apple (21.30 hora española) la incrementa en torno al 0,07% (347,84 billetes verdes) en Wall Street.