Acciona se quedará con la mitad de los activos de Endesa en la Península Ibérica en el caso de un divorcio amistoso con la italiana Enel, tras desacuerdos relacionados con la gestión conjunta de Endesa, según informa El Mundo en su edición digital. En los últimos meses han surgido discrepancias entre Acciona y Enel acerca del nombramiento de altos directivos y de otras decisiones empresariales estratégicas en Endesa. Enel tiene un 67% de Endesa, mientras que Acciona controla un 25%. Cuando las empresas adquirieron Endesa el año pasado, acordaron tener la opción de formalizar una ruptura a partir de 2010. Sin embargo, si se llegara a un acuerdo entre las partes, las empresas podrían acelerar el proceso de separación antes de dicha fecha, agrega el diario.