El banco holandés ABN-Amro ha señalado que está negociando de forma constructiva con el consorcio de bancos formado por el Santander, el belga Fortis y el Royal Bank of Scotland, después de la sentencia que bloqueó la venta de su filial LaSalle. Sin embargo, sigue recomendando la fusión con Barclays.
El portavoz de ABN-Amro ha señalado que el banco holandés está abierto a otras ofertas sobre LaSalle. Sin embargo ha declinado precisar si ello es todavía posible después de la sentencia de los jueces que ayer congeló la venta de esa división hasta que cuente con la autorización de los accionistas de la entidad holandesa. La venta de LaSalle era una condición para el acuerdo de fusión con Barclays, pero la Cámara Mercantil del juzgado de Amsterdam congeló ayer esa transacción para que pueda ser sometida al voto de los accionistas. ABN mantuvo que "trabaja de forma constructiva y en colaboración" con el consorcio que quiere comprar la totalidad del banco y repartirse sus actividades. No obstante, sostuvo que la dirección del banco, que ayer mantuvo una larga reunión tras conocer la sentencia judicial, sigue recomendando la fusión con el británico Barclays. "La directiva opina que la fusión con Barclays fue la mejor decisión en las circunstancias en la que fue tomada", por lo que no habrá cambios, declaró el portavoz. Los accionistas denunciantes solicitaron ayer la dimisión del director de ABN, Rijkman Groenink, pero la entidad holandesa remarcó hoy que no será destituido. El Santander y sus socios ofrecen 39 euros por acción por el banco holandés -un 13 por ciento más que el Barclays-, pero la dirección de ABN prefiere la fusión con el británico para evitar la división de su entidad