A pesar de haber tenido que ser rescatada, la entidad financiera irlandesa Allied Irish Bank  (AIB) repartirá estas Navidades 40 millones en bonificaciones entre sus empleados.
Este bonus total de 40 millones se trata de un pago que AIB tenía que haber realizado en 2008, pero que fue bloqueado cuando se agudizó la crisis. Ésta llevó al Estado a tomar una participación en el AIB, que en la actualidad es del 19% y se espera que próximamente llegue al 95%.

Los gestores públicos se habían negado a hacer efectiva la retribución atrasada, pero una acción judicial planteada por uno de los afectados al que debían un bonus de 161.000 euros desde 2008, ha obligado al AIB a hacer caso a la demanda.