La presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, decepciona en su discurso de Jackson Hole, en el que no meciona la política monetaria pero en el que defiende la actuación de la Fed tras el inicio de la crisis económica.

Según la presidenta de la Fed, las reformas puestas en marcha durante los primeros años de la crisis han fortalecido el sistema financiero sin obstaculizar el crecimiento económico, al tiempo que ha defendido que cualquier decisión que se tome en el futuro debe ser tomada con precaución.

“El balance sugiere que las reformas que hemos puesto en marcha han aumentado sustancialmente la resistencia de la economía, sin limitar indebidamente la disponibilidad de crédito o el crecimiento”, son algunas de las palabras que se incluyen en el discurso de Janet Yellen y que ha sido colgado en la wed de la Fed antes de que comparezca en Jakson Hole.

Así las cosas, una vez que se han conocido las palabras de Yellen a pesar de no haber hecho las declaraciones, el euro gana terreno frente al dólar y se encamina hacia los 1,19 dóalres, marcándo máximos del día en los 1,186 billetes verdes.

Mientras tanto, desciende ligeramente la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años y se mantiene las subidas en Wall Street en torno al 0,40%.

En el que puede ser su último discurso en Jackson Hole si Donald Trump no la nomina para renovar su cargo el próximo febrero para un nuevo mandato de cuatro años, Yellen ha indicado que "cualquier ajuste del marco regulatorio debe ser modesto”, en un sistema financiero que, en su opinión, ahora es más capaz de resistir las futuras crisis.

Aunque en el discurso no ha hecho referencia a la política monetaria, si ha mencionado que algunas reformas podrían estar justificadas, como la posible relajación de la Ley Volcker, que limita la operativa de trading de los bancos, al igual que las medidas incluidas en la ley Dodd-Frank y su posible flexibilización, como se ha pedido desde algún sector de la Administración estadounidense.

Yellen dijo que ella y otros miembros actuales de la Fed no son reacios a revisar diferentes regulaciones puestas en práctica si los ajustes considerados son apropiados, al tiempo que advirtió de que no se deben olvidar los acontecimientos que sucedieron hace una década, en referencia a la crisis económica y su coste.

Así las cosas, Yellen decepciona al no decjar ni una sola pista de sobre cuándo será el momento en el que la Fed comience a retirar su política de estímulo y si finalmente habrá una tercera subida de tipos antes de que finalice el año.

Según recoge Reuters, los datos de la herramienta FedWatch de CME Group, la posibilidad de que haya un incremento en diciembre asciende al 37,6%, a pesar de que la inflación sigue estancada por debajo del 2%, el objetivo de la Fed, una baja tasa de desempleo y los bajos rendimientos de los bonos estadounidenses podrían servir de argumento a banco central.

Yellen tampoco ha dejado entrever cuál será su futuro.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, hablará a las 21.00 horas.