Los índices estadounidenses han iniciado la sesión con caídas, recogiendo parte de los beneficios obtenidos en semanas anteriores y protegiéndose de los resultados de la banca. Aunque tanto Citigroup como JPMorgan han batido a las previsiones, lo cierto es que sus números encierran algunos detalles que no han gustado a los inversores.

El S&P 500 en estos momentos retrocede un 0,14%, el Dow Jones se deja un 0,07% y el Nasdaq, por su parte, cede un 0,14 %.

JPMorgan, el mayor banco americano por activos, ha publicado una mejora del beneficio por acción del 7,1%, hasta 1,76 dólares por título, mejor de lo que esperaba el consenso. Eso sí, a los inversores les preocupa la caída del 27% de los ingresos por trading. Los analistas esperaban una caída en esta unidad, pero no de tal calado.

Citigroup también ha batido a las previsiones del consenso durante el tercer trimestre del año gracias a los extraordinarios y al recorte de costes. Además, ha sorprendido al consenso con unos ingresos por trading mejores de los previstos.

La cuarta mayor entidad de Estados Unidos por activos obtuvo un beneficio neto de 4.130 millones de dólares, frente a 3.840 de un año antes.

El beneficio por acción aumentó un 15%, hasta 1,42 dólares por acción, frente a 1,32 dólares previstos. Esta mejora de las cifras por acción se ha producido por la recompra del 7% de los títulos que ha llevado la firma en los últimos meses como resultado de su política de retribución a los analistas.

Será importante ver cómo se toman los inversores la temporada de resultados, porque con subidas en el S&P 500 del 14% en lo que va de año, no sería descabellado que cualquier mala noticia pueda ser usada para recoger beneficios.

Si anoche los inversores leían las actas de la última reunión de la FED y ganan las apuestas por una subida de los tipos de interés en diciembre, hoy se  han vuelto a conocer buenos datos macroeconómicos.

Por un lado, una nueva buena cifra de empleo. Las peticiones iniciales de desempleo cayeron la semana pasada hasta 243.000 desde 258.000. La media de cuatro semanas se redujo hasta 257.500 desde 267.000 la semana anterior. 

Los precios a la producción en Estados Unidos experimentaron en septiembre la mayor subida en dos años por los efectos del huracán Harvey sobre la gasolina, ya que Texas, uno de los mayores productores del país fue uno de los territorios más castigados.

En concreto, el índice de precios a la producción subió un 0,4% el mes pasado, tras subir un 0,2% en agosto. En doce meses el índice (PPI) se acelera un 2,6%, la mayor subida desde febrero de 2012 y sube desde 2,4% en agosto.

En este entorno, el dólar se ha recuperado de las caídas que las actas de la FED le habían infligido durante la jornada y han llevado al EURUSD a 1,1849 unidades.

Pendientes de la divisas durante la jornada, porque toda una pléyade de banqueros centrales hablarán hoy en el marco de la reunión del FMI, entre ellos el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, así como miembros de la FED como  Powell y Lael Brainard.

Hoy Reuters publicaba que Jerome Powell, precisamente, podría ser el sustituto de Janet Yellen, cuando esta acabe su mandato como gobernadora de la Reserva Federal a principios del año que viene. La influyente publicación “Politico”, publicaba ayer que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, está influyendo con el presidente para su nombramiento.

En el mercado de materias primas, siguen las dudas sobre la demanda de petróleo. La Agencia Internacional de la Energía (IEA por sus siglas en ingles) explica que  la demanda crecerá el año que viene en 1,6 millones de barriles al día este año, aunque el aumento será menor en 2018, según la IEA, que prevé un incremento de 1,4 millones de barriles. Habrá que ver si la OPEP mantiene su política de recorte de producción.  Así, el barril de brent cae más de un 1%, hasta 56,22 dólares.

Bitcoin sube ahora mismo más de un 7% y cotiza en 5.207 dólares la criptodivisa. Hoy ha superado por primera vez la cota de los 5.000 dólares.