Apertura al alza en Wall Street, después de que el Nasdaq firmarse el lunes su peor racha de dos sesiones desde diciembre y ante el inicio de la reunión de la Fed, que se espera concluya el miércoles con el segundo incremento de tipos del año. Con todo, el euro recupera posiciones frente al dólar y vuelve a cruzarse en los 1,12. Mientras, el crudo se gira a la baja, al filo de los 48 dólares el barril de Brent.

Remonta el sector tecnológico y de su mano lo hace Wall Street, después de que los descensos de estos valores hicieran saltar las alarmas sobre la cercanía de una fuerte corrección en las Bolsas.

“Parece que el mercado está encajando bien las naturales oscilaciones que en su cotización suelen acompañar a compañías de alto crecimiento como son las FAAMGS (Facebook, Apple, Amazon, Microsoft y Google) a las que alude Goldman Sachs en el informe que sirvió como desencadenante para sanear el precio de un sector que lleva un 20% de revaloración en lo que llevamos de año”, señala José Antonio Martín Quiroga, de IG.

Coincide el rebote con el arranque de la reunión de dos días de la Reserva Federal (Fed), cita clave para los inversores esta semana, y de la que se espera un incremento de tipos de 25 puntos básicos, hasta el rango del 1%-1,25%.

Vea también: "Cuando el mercado asimile que detrás de las promesas de Trump no hay nada, llegará la gran corrección"

Descontado este aumento del precio del dinero, segundo del año y cuarto desde que el banco central estadounidense arrancara la normalización en este sentido, se vigilan con lupa tanto el lenguaje de su comunicado, como las palabras de su presidenta, Janet Yellen, y las nuevas previsiones macro que ofrecerá, en busca de pistas sobre si será la última subida o se cumplirán las tres que aguarda el consenso.

Con todo, las probabilidades que otorga el mercado a este movimiento se han reducido al 50%, aunque el ‘dot plot’ de la Fed sigue apuntando a tres incrementos en 2017. No se descarta, por otro lado, que haga alguna referencia al inicio de la reducción de su abultado balance para finales del ejercicio.

Vea también: Ganamos confianza en Europa, y la perdemos en Estados Unidos

En este sentido, James Athey, gestor senior de inversiones en Aberdeen AM, considera que, a pesar de la reciente debilidad de ciertos datos (inflación, empleo o crecimiento) sería un error que la autoridad monetaria no siguiera adelante en la normalización de los tipos.

“Tener una inflación subyacente del 1,5% es perfectamente consistente con la retirada de algunos estímulos dado el mandato actual de la Fed de pleno empleo y estabilidad de precios. No normalizar la política monetaria desde este punto simplemente supone el riesgo de alimentar burbujas y de acumular problemas para el futuro. Las condiciones fiscales realmente se han suavizado. Dicho de otra forma, el mercado ha absorbido fácilmente las subidas de tipos de interés este año, por lo que hay poco para sugerir que no puede asimilar más después de esta semana”, afirma.

Vea también: Los datos de IPC y las reuniones de la Fed y el BoE marcarán la pauta esta semana