Wall Street aguarda con sólidos avances nuevas declaraciones de Powell

El DOW JONES Ind Average sube un 1,23% hasta los 32.619 puntos, mientras que el S&P 500 se anota un 1,51% hasta marcar 4.068 enteros. El NASDAQ 100, por su parte, sube un 2% hasta los 11.896 puntos.

La incertidumbre en torno al ritmo y la magnitud del ciclo de subidas de tipos de la Reserva Federal ha avivado la presión en los mercados, que ha persistido durante todo el año. El S&P 500 está aproximadamente un 17% por debajo de su máximo histórico del 3 de enero, mientras que el Dow ha bajado cerca de un 13% en el mismo periodo y el Nasdaq se ha adentrado en un mercado bajista -más de un 20% por debajo de su precio de cierre récord en noviembre.

“Los mercados lideran la economía”, explica el director de inversiones de Citi Private Bank, David Bailin. “El hecho de que los mercados estén más bajos en este momento significa que el consumidor se está desacelerando, y la economía global se está desacelerando”.

A la espera de una nueva intervención de Powell

Los inversores tendrán más palabras de la Fed para reflexionar, ya que el presidente de la institución, Jerome Powell, pronunciará esta tarde un discurso en una conferencia organizada por el Wall Street Journal, y se han programado charlas de otros funcionarios del banco central hasta el viernes.

“La verdad incómoda es que la Fed va a tener que subir los tipos más rápidamente y a un nivel más alto de lo que muchos esperaban”, avisa el director de inversiones de Independent Advisor Alliance, Chris Zaccarelli, en una nota enviada por correo electrónico. “Habrá al menos cuatro subidas de tipos de 50 puntos básicos este año y no tres o menos, y seguiremos siendo cautos con los activos de riesgo”.

En los mercados de deuda, muy sensibles a los cambios en la política monetaria, las rentabilidades de los bonos se han relajado en los últimos días tras el fuerte subidón registrado cuando la Fed subió tipos. Así, hoy el bono de deuda a diez años ofrece un rendimiento de un 2,924%, lejos del 3,15% que llegó a alcanzar, mientras que el título a 30 años ofrece una rentabilidad de un 3,1317%.

Los inversores han conocido además antes del toque de campana los datos de ventas minoristas, que muestran un aumento del 0,9% en abril a pesar de las presiones inflacionistas.

Resultados de las minoristas Walmart y Home Depot

En lo que se refiere a la temporada de resultados trimestrales, esta semana el protagonismo es para las grandes minoristas. Hoy el mercado ha conocido las cuentas de Home Depot, que sube un 4,7% en la apertura tras haber elevado además sus perspectivas para todo el año. 

El minorista de productos para el hogar obtuvo en el primer trimestre un beneficio neto de 4.230 millones de dólares, o 4,09 dólares por acción, frente a los 4.150 millones de dólares, o 3,86 dólares por acción, del año anterior. Los analistas esperaban que la empresa ganara 3,68 dólares por acción. Las ventas aumentaron un 3,8%, hasta 38.910 millones de dólares, superando las expectativas de 36.720 millones. 

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Para 2022, Home Depot espera ahora un crecimiento de las ventas de alrededor del 3% y un crecimiento de las ganancias por acción de un dígito medio. Anteriormente, la empresa preveía un crecimiento de las ventas “ligeramente positivo” y un crecimiento de los beneficios por acción de un dígito bajo.

Peor le va a Walmart, que registra caídas de más de un 6% tras unas cuentas desiguales, que muestran unas ganancias que no alcanzaron las estimaciones, ya que el aumento de los costes pesó sobre la rentabilidad, incluso cuando el gasto de los consumidores, que siguió siendo sólido, ayudó a impulsar las ventas. 

El gigante minorista, que muchas veces se ha calificado como un baremo del consumo en EEUU, alcanzó unos ingresos de 141.570 millones de dólares, frente a los 139.090 millones esperados y 138.310 millones del mismo período del año pasado. Sin embargo, el beneficio por acción ajustado fue de 1,30 dólares, por debajo de los 1,48 dólares esperados y de los 1,69 dólares del mismo período de 2021.

Los inversores conocen hoy además un nuevo capítulo del culebrón entre Elon Musk y Twitter. El magnate ha dicho que su compra de la compañía de la popular red social por valor de 44.000 millones de dólares no seguirá adelante hasta que tenga más claro cuántas cuentas son falsas.

Twitter estimó en una presentación a principios de este mes que menos del 5% de sus usuarios activos diarios monetizables -conocidos como mDAU- durante el primer trimestre eran bots o cuentas de spam. Pero Musk estima que alrededor del 20% de las cuentas de Twitter son falsas o spam y le preocupa que la cifra pueda ser aún mayor.

“Mi oferta se basaba en que los archivos de Twitter en la SEC fueran precisos”, tuiteó Musk a primera hora del martes. “Ayer, el CEO de Twitter se negó públicamente a mostrar pruebas de <5%. Este acuerdo no puede avanzar hasta que lo haga”. Las acciones de Twitter bajan un 0,5% en la apertura de Wall Street.

Otro foco de interés del mercado son las inversiones que realizó Warren Buffett a través de su vehículo Berkshire Hathaway en el primer trimestre del año, que se conocieron ayer. 

Pero Buffett ya había compartido las mayores inversiones con los accionistas de Berkshire Hathaway BRK.A, -0,16% BRK.B, -0,34% en la reciente reunión anual de la compañía. Los inversores ya sabían que había invertido mucho en Chevron, Occidental Petroleum y HP, así como en Apple

Pero la presentación de la SEC también ha revelado nuevas participaciones en Citigroup, Ally Financial, la empresa de medios de comunicación Paramount Global, la aseguradora Markel, el fabricante de productos químicos Celanese Corp. y el distribuidor farmacéutico McKesson Corp. Berkshire también añadió 2 millones de acciones de General Motors a su participación en la compañía.

En los mercados de materias primas, los precios del petróleo registran pocas variaciones este martes, con los inversores pendientes todavía a las presiones de la Unión Europea a Hungría para prohibir las importaciones de petróleo ruso.  Mientras, los productores estadounidenses están aumentando su producción para reponer las existencias, que han disminuido tras la guerra de Rusia contra Ucrania.

El barril de West Texas se paga a 111,97 dólares, un ligero descenso de un 0,03%, mientras que los Futuros del petróleo Brent de referencia en Europa suben un 0,14% hasta los 114,48 dólares por barril. 

En el mercado de divisas, el euro sube un 0,3% frente al dólar hasta establecer un tipo de cambio de 1,047 dólares por cada moneda comunitaria.