Apertura en positivo en Wall Street como apuntaban los futuros en la preapertura con los índices encaminados a subir por segunda sesión consecutiva, mientras que los inversores esperan a la celebración de Jackson Hole y las decisiones que tome el presidente Trump sobre Afganistán.

Así, el Dow Jones sube un 0,28%; el S&P 500, un 0,33%; y el Nasdaq, un 0,52% , tras las ventas de la semana pasada después de que los inversores buscaran oportunidad fuera del mercado de renta variable estadounidense.

Los indicadores estadounidenses tratan de recuperarse de los sucesivos descensos que han registrado en las sesiones anteriores, propiciados por un descenso en la confianza de los inversores en medio de la crisis entre el país y Corea del norte.

A pesar de esos descensos, hay que destacar que el Dow Jones y el S&P 500 sólo están un 2% por debajo de sus máximos precedentes alcanzados el 7 de agosto, mientras que el Nasdaq se encuentra un 3,3% por debajo de su último récord, registrado el 26 de julio.

"Había temores de que la venta de la semana pasada pudiera acelerarse, dadas las negociaciones y la incertidumbre aparente dentro del gobierno de Trump y las preocupaciones de que los ejercicios militares de esta semana en Corea del Sur podrían desencadenar hostilidades con Corea del Norte", según declaraciones de David Morrison, Estratega de Spread.

Hoy Trump vuelve a ser noticia, en esta ocasión por señalar que enviará tropas estadounidenses a Afganistán, a la guerra más larga que ha librado su país en "una lucha para ganar". Aunque en el discurso que pronunció ayer no ofreció muchos más detalles prometió una intensa campaña militar contra los insurgentes talibanes que han ganado terreno contra las fuerzas del Gobierno afgano respaldado por Washington.

Desde que se celebraron las elecciones en EEUU el S&P 500 acumula una subida del 13,5%, a pesar de haber caído un 2,1% en las últimas dos semanas, el mayor descenso en ese periodo precisamente desde que Donald Trump dirige el país, ante las dificultades de que el presidente sea capaz de implantar medidas que fomenten el crecimiento estadounidense.

Por otro lado, al otro lado del Atlántico, igual que sucede en este, los inversores también muestran su cautela a la espera de que comience la reunión anual de banqueros centrales que se celebrará a partir del jueves en Jackson Hole (Wyoming), donde la Presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, deben hacer declaraciones.

En el caso de Yellen el discurso que pronunciará el viernes será vigilado de cerca por si deja entrever la orientación de la política monetaria de EEUU, dada la persistente baja inflación, aunque los analistas no esperan que se produzca ninguna sorpresa.

En este sentido, los analistas de UBS destacan que " ha sido en los últimos años un lugar de gran noticia en política monetaria, pero esta vez es probable que sea poco dramática".

En el plano empresarial, destacan los descensos de Nordson y de Medtronic, después de presentar unos resultados trimestrales inferiores a lo esperado por el mercado. Bajan un casi un 9% y casi un 2%, respectivamente

Asimismo, las acciones de Coty caen también casi un 9% después de que el fabricante de productos de belleza haya informado que registró pérdidas en su cuarto trimestre fiscal que concluyó el 30 de junio.

VMWare sube un 1,69% después de que Deutsche Bank haya revisado al alza su recomendación sobre la compañía hasta comprar desde mantener.

Mientras tantos, los precios del petróleo suben después de que ayer cayeran casi un 2%, mientras que el euro cede terreno frente al dólar después de conocerse que el Índice ZEW de confianza de la economía alemana bajó en agosto más de lo esperado, hasta 10 puntos, frente a la lectura de 17,5 puntos del mes anterior.