Las tecnológicas americanas más importantes como Adobe o Nvidia han corregido ayer tras los cambios en la política monetaria de la FED y las tres posibles subidas de tipos de interés para el 2022, según Eric Platt, Kate Duguid, George Steer y Tommy Stubbington en Financial Times.

También los cambios del Banco Central Europeo y el Banco Central de Inglaterra han impactado en las tecnológicas del otro lado del charco.

El Nasdaq Composite bajó un 2,5%, su peor día desde finales de septiembre, mientras que el  S&P 500 cayó un 0,9%, liderado por caídas en el sector tecnológico. Entre los rezagados se encuentran los fabricantes de chips Nvidia y AMD, dos de las acciones estadounidenses de gran capitalización con mejor rendimiento del año, que cayeron un 6,8% y un 5,4% respectivamente. Tesla, Adobe y Qualcomm también se vieron presionados, con una caída del 5%, 10,2% y 5,9% respectivamente.

Los movimientos revirtieron las ganancias registradas el miércoles, cuando Jay Powell, presidente de la Fed, adoptó un tono optimista sobre la economía y posicionó al banco central de EE. UU. para una política más estricta. Si bien los administradores de fondos estaban preparados para una inclinación agresiva de la Fed, algunos se sintieron alentados de que no estaba lanzando un ajuste más agresivo.

Las acciones tecnológicas son particularmente sensibles a las tasas de interés, ya que su valor se basa en la perspectiva de crecimiento futuro, que se ve disminuido por mayores costos de endeudamiento.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

"Es una operación de tasa de interés y una operación de calidad", dijo Jack Ablin, director de inversiones de Cresset Wealth Advisors, quien señaló que el mercado de valores, no obstante, se estaba desincronizando con los bonos del Tesoro de EE. UU., que el jueves indicaban expectativas de tasas de interés más bajas. .

En el mercado del Tesoro de Estados Unidos, el rendimiento a dos años, que se mueve con las expectativas de las tasas de interés, cayó 0,05 puntos porcentuales a 0,62%. El rendimiento a 10 años cayó 0,03 puntos porcentuales a 1,43%.

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra votó 8-1 el jueves para aumentar las tasas en 0,15 puntos porcentuales hasta el 0,25%, lo que sorprendió a algunos economistas que esperaban que el banco se mantuviera firme dada la rápida propagación de la variante del coronavirus Omicron.

"Obviamente, los riesgos de Omicron plantearon una pregunta, pero en conjunto pensamos que una subida era lo correcto", dijo Bill Papadakis, macroestrategia de Lombard Odier.

“El enfoque que adoptó el BoE. . . es que la economía se ha vuelto más resistente a Covid, y que Ómicron no constituyó una razón suficientemente importante para no iniciar el proceso de escalada”, agregó.

Los inversores vendieron bonos del gobierno del Reino Unido tras la decisión del Banco de Inglaterra, lo que elevó el rendimiento del gilt a 10 años 0,02 puntos porcentuales hasta el 0,75%. La venta también repercutió en la deuda de la eurozona, y el rendimiento a 10 años de Alemania aumentó 0,01 puntos porcentuales a menos 0,36%.

Los responsables de la formulación de políticas del BCE también confirmaron el jueves los planes de poner fin a las compras netas en el marco del programa de compra de bonos de la era de la pandemia del banco central el próximo marzo. Sin embargo, en el segundo trimestre del próximo año, aumentará la tasa de compra de bonos bajo otro esquema de 20.000 millones de euros a 40.000 millones de euros, antes de reducirla a 20.000 millones de euros a partir de octubre de 2022.