Square Rg-A y Twitter tenían algo común, a Jack Dorsey. Tras la salida del mismo de su puesto de director de ambas empresas, la firma financiera ha decidido cambiar su nombre a Block. El cambio se llevará a cabo a finales de diciembre,  según Paul Vigna en The Wall Street Journal.

Square dijo que el nuevo nombre abarca sus diversos negocios mejor que el nombre actual, que se asocia principalmente con sus servicios de pago comercial. Sin embargo, el nuevo nombre también se alinea con el interés de Dorsey en las criptomonedas y la tecnología detrás de ellas.

El interés de Dorsey en las criptomonedas

Dorsey se ha convertido en uno de los patrocinadores de Bitcoin de más alto perfil y, hasta cierto punto, ha utilizado Square como vehículo para ello. "No creo que haya nada más importante en mi vida en lo que trabajar", dijo Dorsey en una conferencia de bitcoins a principios de este año.

La compañía tiene alrededor de 220 millones de dólares en bitcoins en su tesorería corporativa. Su negocio CashApp permite a los usuarios comprar y vender bitcoins. En agosto, la compañía inició una nueva unidad destinada a construir un intercambio basado en blockchain para el comercio de activos criptográficos.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Dorsey fue uno de los cuatro fundadores de Twitter. En 2009, cofundó Square. Su primer producto fue un lector de tarjetas de crédito móvil para comerciantes. Si bien Twitter puede tener un perfil más alto, Square se ha convertido en la empresa más valiosa, con una capitalización de mercado de aproximadamente 92 mil millones de dólares en comparación con los 35 mil millones de dólares de Twitter.

Las ganancias de Square durante los 12 meses hasta septiembre fueron de 537 millones de dólares sobre ventas de 16.7 mil millones de dólares, según FactSet. Twitter perdió 181 millones de dólares en ventas de 5 mil millones de dólares en el mismo período.

Square es la segunda empresa de alto perfil de Silicon Valley que cambia de nombre, después del cambio de nombre de Facebook a Meta.

La firma cerraba la primera sesión de diciembre en rojo en los 194,50 dólares. Los indicadores de Ei se muestran en su mayoría bajistas.