Lo primero de todo, que el rebote en el eurodólar ha seguido su extensión una vez tocada la sobreventa en los mínimos del mes pasado, pero la situación no acaba de concordar porque el euro franco suizo esta descendiendo -0,37%.

La cuestión de todo esto está en que estamos a muy poco de los eventos relacionados con los bancos centrales y nadie se quiere mojar, por lo que las tendencias anteriores se están dando la vuelta recogiendo beneficios.

Además, los datos de manufacturas que hemos conocido hoy en Estados Unidos han dado razones de peso como para pensar que el camino hacia la subida de tipos de interés está cada vez más despejado, en especial los del ISM con los precios pagados subiendo más de lo esperado, el de empleo también pasa otra vez a estar en expansión y además el PMI de manufacturas sube más de lo esperado, por lo que parece que todo va tomando cierta aceleración de cara a subir los tipos de interés que se descuenta ya por encima del 75% para el mes que viene.

El rebote del euro no ha gustado nada las exportadoras, pero son las tecnológicas y las de telecomunicaciones las que peor lo están haciendo en Europa con descensos superiores al 1%. Los bancos tampoco se libran con descensos de -0,85% y Wall Street está en negativo descendiendo cerca del -0,2% pero con una volatilidad del VIX que está por encima de los 18,4 puntos, por encima de la media de 200 sesiones y eso es lo que más asusta, así que todos los activos de riesgo se han puesto en alerta.

Mucho cuidado con el índice compuesto del Nasdaq porque tiene un claro hombro cabeza hombro con una zona de soporte en la zona de máximos del último trimestre del año pasado y con un RSI que el bajista en todas sus piezas, por lo que si el comienza a ejecutar la figura, los nervios pueden aumentar mucho.

 
naq