De hecho, hoy Kenneth Rogoff, el reputado economista de la Universidad de Harvard ha aparecido hoy en el mismo lugar en el que ayer lo hizo Faber, la CNBC, y ha dicho que “no ve parpadear la luz roja de peligro”. (Ver entrevista)

Faber afirmaba que los factores por los que considera que podría vivirse una nueva recesión, e incluso más profunda, serían que la cifra de concesión créditos –incluyendo las empresas–, que sigue sin repuntar, el estado del presupuesto y el nivel de la deuda, que es un 30% más elevada de lo que se encontraba en 2007. “No creo que la economía se esté recuperando en absoluto, sino que lo que vemos es una desaceleración”, aseveró.

En este escenario, “las acciones en las economías avanzadas están, básicamente, sobrevaloradas”, argumentó (Ver
noticia)

En cuanto al nivel de endeudamiento de la economía americana, Rogoff ha afirmado que el alto nivel de endeudamiento privado y público sólo debería preocupar si los niveles de tipos de interés no fueran tan bajos.

En concreto afirmó que mientras los tipos estén bajos “no veo que la deuda sea un gran problema”. Además, apuntó que “de hecho el crédito está fluyendo de nuevo y eso es un buen signo; parte de la normalización”.

Hay que recordar que Ken Rogoff y Carmen Reinhart publicaron en 2010 el libro “This time is different”, en el que se analizaban los distintos defaults de los países en los ocho últimos siglos. En él se hablaba de las razones, del efecto del endeudamiento. La tesis de ese libro es que la austeridad era una medida positiva para salir de la crisis.

A pesar del éxito que tuvo el libro, posteriormente se descubrió que los autores habían cometido un “error” en una tabla de Excel que en cierto sentido podría cambiar sus conclusiones.

Por el momento, el precio del dinero está cercano al 0% en Estados Unidos y la FED podría mantenerlo en esa cota al menos hasta finales de 2015, aunque esa es una de las principales preocupaciones de los expertos.