El economista estadounidense considera que, lejos de estar reflejándose una recuperación, la economía podría sufrir una recesión más grande que la del 2008.
La crisis financiera de 2008 podría ser sólo el inicio de una caída económica más profunda en el tiempo, según ha asegurado el inversor y analista Marc Faber en la CNBC. El autor de “The Gloom”, “Boom & Doom Report” dijo que está bastante preocupado con la posibilidad de que se desarrolle una crisis aún más grave en la segunda mitad de este año.

Los factores por los que considera que podría vivirse una nueva recesión, e incluso más profunda, serían la situación de la concesión de créditos –incluyendo las empresas–, que sigue sin repuntar, el estado del presupuesto y el nivel de la deuda, que es un 30% más elevada de lo que se encontraba en 2007. “No creo que la economía se esté recuperando en absoluto, sino que lo que vemos es una desaceleración”, aseveró.

En este escenario, “las acciones en las economías avanzadas están, básicamente, sobrevaloradas”, argumentó. Además, afirmó que los bonos del gobierno de Estados Unidos están caros, debido a sus bajos rendimientos.

“El activo más subestimado es el efectivo de las empresas”, analiza. Todo ello, a pesar de que los inversores no obtendrán ganancias adicionales y “debido en parte a la depreciación que está sufriendo el dólar por la política de la Reserva Federal”.

“Durante los próximos seis meses, tal vez el dinero en efectivo sea lo más atractivo en Estados Unidos”. También se refirió a la crisis en Ucrania entre los problemas geopolíticos que sirven como un punto negativo para los mercados financieros.

Ya en una aparición anterior, Faber aseguró que la mejor opción es vender las acciones del mercado norteamericano en este momento para las próximas caídas que podrían vivir. Asimismo, predijo una corrección a finales de este año.