Morgan Stanley: cuidado con la complacencia "poco realista" del mercado

La actual situación del mercado americano parece ideal, pero no es lo que parece. Desde Morgan Stanley invitan a tomar precaución: "Nuestra convicción en una corrección catalizada por una inflación más alta de la esperada y ganancias peores de las pronosticadas ha aumentado", según Christine Idzelis en MarketWatch.

Los inversores se encuentran muy optimistas con respecto a los pronósticos de ganancias en Wall Street y esto puede ser un riesgo frente a las presiones inflacionarias actuales.

El aumento del S&P 500 responde a una “perspectiva en constante mejora” de las ganancias empresariales con una tendencia de revisiones positivas y resultados más sólidos que inundan la compresión “modesta” de las valoraciones debido a la inflación.

Lisa Shalett, directora de inversiones de Morgan Stanley Wealth Management, escribió esta semana: “Las estimaciones futuras de 12 meses han continuado subiendo incluso cuando la amplitud de la revisión de ganancias finalmente se ha renovado".

Un informe de la firma señala la atadura del mercado a las expectativas de las ganancias. “Desde enero, las estimaciones a futuro para todo el año han aumentado entre un 20% y un 30%, dependiendo de cómo se midan, en gran parte debido a que los analistas extrapolaron el apalancamiento operativo extraordinario del segundo trimestre”, escribió Shalett.

Los inversores estarán atentos a los informes del tercer trimestre, prestando atención a la orientación de las perspectivas de los negocios con cotizaciones no lejos de máximos históricos.

"Nuestra convicción en una corrección catalizada por una inflación más alta de lo esperado y ganancias peores de lo previsto ha aumentado", señala Shalett. "Los precios al productor están superando a los precios al consumidor en niveles asociados con la disminución de los márgenes operativos del S&P 500 a 12 meses adelante".

Estrategias de Inversión

Mientras, las ganancias por acción para 2022 se estiman alrededor de los 219 dólares, por encima del pronóstico actual en los 203 dólares.

"Eso es a pesar del hecho de que, en las convocatorias de ganancias del segundo trimestre, 224 de las empresas del S&P 500 ya mencionaron la inflación como un riesgo", destaca Shalett.

DataTrek Research ha señalado las ganancias del tercer trimestre como un área de posible preocupación para el mercado de valores de EE. UU., ya que los analistas han recortado las estimaciones de los resultados de la empresa.

"Ya no tenemos el viento a favor de los analistas que aumentan las estimaciones de ganancias del S&P 500 cada semana", señaló el cofundador de DataTrek, Nicholas Colas. "Como hemos observado en todos los informes de los domingos por la noche durante las últimas 3 semanas, de hecho están reduciendo las cifras del tercer trimestre".

“Eso probablemente continuará hasta que las empresas comiencen a informar los resultados el próximo mes”, según Colas.

El pasado martes el mercado americano sufrió una dura caída, pero el miércoles los inversores volvían al mercado llevando un aumento del S&P 500 del 0,6%.

“La mentalidad de comprar con la caída de este año ha sido respaldada por estimaciones de ganancias sólidas, con los inversores demostrando confianza en medio de menciones de estanflación como un riesgo potencial para los mercados, según Shalett. “Las ganancias del segundo trimestre desafiaron las expectativas, con ritmos promediando el 85%, lo que refuerza la confianza de los inversores”, destacó Shalett.

Mientras tanto, los pronósticos de la tasa de crecimiento del producto bruto interno del tercer trimestre se han revisado a la baja y la inflación se mantiene por encima del objetivo de la FED con un promedio del 2%.

“Aunque septiembre es históricamente uno de los meses más débiles, consideramos que la acción del mercado demuestra una resistencia extraordinaria dado el deterioro significativo de los datos fundamentales”, afirmó Shalett. Además advirtió a los inversores que mirar los datos macroeconómicos del tercer trimestre, por muy tentador que sea, puede reflejar una "complacencia poco realista".

“Desde nuestra experiencia, es raro que lo macro esté tan divorciado de lo micro. En última instancia, incluso las acciones de crecimiento secular más poderosas obtienen beneficios del PIB y la inflación", finalizó Shalett.