El sector de los semiconductores es el que más sube en bolsa en lo que va de año y también desde principios de enero. Pero, ¿existe todavía valor en los fabricantes de chips? Los expertos de Merrill Lynch consideran que sí, sobre todo tras las caídas de los últimos días.

La firma de inversión se ha reunido recientemente con muchas de las firmas de este sector y considera que el tono del mercado sigue siendo positivo, eso sí, se ha eliminado cualquier parecido con una burbuja.

El experto de la entidad financiera considera que la demanda de semiconductores está asegurada por la necesidad de diferentes industrias como la automovilística, la industrial, los juegos, los móviles, los centros de datos… Casi todo lo que consumimos lleva un semiconductor dentro.

Entre los inversores el sentimiento sigue siendo positivo, aunque no exuberante, y el mercado confía cada vez más en las tendencias macro que  hacen que se muevan los mercados.

Estas empresas, en opinión de los expertos de Merrill Lynch son las que cuentan con más catalizadores y potencial de crecimiento. A todas ellas les otorgan una recomendación de compra.

Broadcom: Es una empresa que forma parte de la lista de favoritos del mercado estadounidense para estos analistas. Además de su portfolio de productos que cubren varias industrias y varias necesidades, los expertos de la firma alaban su posición de liderazgo en el mercado de los dispositivos móviles.

En su opinión se trata de la compañía que tiene más potencial, si se tienen en cuenta todos los catalizadores positivos que pueden surgir en su camino.  

Broadcom tiene una rentabilidad por dividendo del 1,6% y un precio objetivo de 260 dólares, según estos analistas –inferior al consenso-, lo que implica un potencial de un 10% desde los niveles actuales de cotización.

Intel: Destacan estos analistas el esfuerzo que está haciendo Intel para rebajar su dependencia del mercado de los ordenadores personales. Una de las vías que están buscando es la evolución a través de las necesidades que está generando el Internet de las cosas.   En esta línea se ha producido este año la compra de Mobieye por algo más de 15.000 millones de dólares.

La rentabilidad por dividendo del valor es de un 3%. En la firma le dan un precio objetivo de 42 dólares por acción,  lo que le da un recorrido de casi un 20% desde los niveles actuales.

NVIDIA: la compañía fue durante meses el valor que más subía en el año, aunque cuando han llegado las correcciones para el sector también los ha sufrido.  No hay que olvidar que fue la empresa que mejor lo hizo en el S&P 500 el año pasado

El fabricante de semiconductores ha publicado unos resultados sólidos gracias a la fuerte demanda de sus productos, muy prestigiosos por ejemplo en el campo del diseño en 3D. Ahora también se está introduciendo en el campo de los procesadores para coches y plataformas móviles, por ejemplo.

La compañía ofrece una rentabilidad por dividendo de 0,55 euros por acción. En la firma le dan un precio objetivo de 185 dólares por acción, muy por encima de la media del consenso, que no pasa de los 125,6 dólares por acción.  Tras la corrección de los últimos días, las acciones de la compañía tendrían un potencial superior al 20%.

Nvidia comparables