El mercado no tiene dudas. Los futuros dan un 98% de posibilidades de que la FED eleve los tipos de interés por tercera vez este año. La economía acompaña y los inversores no encontrarían razones para no hacerlo en un país que continúa creciendo en un entorno de pleno empleo. Pero, ¿qué hay que esperar más de la última reunión de la Reserva Federal de 2017?

Janet Yellen está de salida. Cuando esta tarde comparezca en rueda de prensa, la presidenta de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos sabrá que será la penúltima vez que tome la palabra para explicar las decisiones de la autoridad monetaria.  Yellen ha dirigido la política monetaria estadounidense en un momento crucial y ha sido capaz de comenzar la normalización, la subida de tipos y la reducción del balance sin que los mercados hayan titubeado y eso no parece una misión sencilla. Habrá que ver si el sustituto de Mario Draghi al mando del BCE será capaz de llevar a cabo una transición tan suave para la economía europea.

Cuando Yellen aparezca ante la prensa probablemente la FED ya habrá anunciado que sube los tipos por tercera vez este año hasta situarlos en 1,25-1,50%.  Luke Bartholomew,  responsable de Estrategia de Inversión en Aberdeen Standard Investments, indica que “la subida de tipos esta semana es un hecho y es probable que la Reserva Federal se sienta bastante satisfecha con sus avances durante este ciclo. Será la quinta subida de tipos y la tercera este año. También será la primera vez que la Fed siga lo que decía el gráfico de puntos sobre previsión de subidas de tipos. En los años anteriores esto no se ha producido”. Porque, de hecho, este es el nivel en el que los miembros de la autoridad monetaria esperaban que terminara el año los tipos de interés.

 

Proyecciones de septiembre

 

La robustez de la economía norteamericana exige, probablemente, esta subida de tipos de interés. Algunos expertos creen que, incluso, los datos exigirían un precio del dinero más alto. En estos momentos, la última revisión de crecimiento de PIB muestra una expansión del 3,3% en tasa interanual.

Este nivel se ha alcanzado con una tasa de paro en mínimos de 17 años, en el 4,1%, lo que implica un nivel casi de pleno empleo y con una inflación, el gran caballo de batalla del 2% en su última lectura.

 

Empleo en EEUU

 

Franck Dixmier, director de renta fija de Allianz Global Investors, señala que en las últimas ocasiones, “los comentarios sobre la inflación han sido más constructivos. En el pasado, la Fed se enfrentó al enigma de un entorno muy positivo y una inflación decreciente. Ahora, el tono del debate está evolucionando ante la creciente confianza de que la inflación se recuperará lentamente”.

El experto señala que “tras la reunión de diciembre del FOMC, esperamos oír comentarios positivos sobre la evolución del mercado laboral, lo que a su vez debería impulsar la inflación salarial gradual en el futuro. Como consecuencia, esperamos que la inflación subyacente aumente gradualmente en 2018, justificando de hecho el proceso de normalización de la política monetaria en curso”.

Veremos también cuáles son las perspectivas de los miembros del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) de la FED mañana. En septiembre  preveían que el desempleo quedaría en el 4,3% este año, la inflación en el 1,6%  y que el PIB crecería al 2,4% este año.

En la reunión de hoy también toca la publicación del famoso gráfico de puntitos en el que los miembros de la FED avanzan cuáles son sus previsiones de subidas de tipos. En septiembre seis de ellos, la mayoría, esperaba tres alzas adicionales en 2018.

 

Gráfico puntitos

 

La cuestión es qué va a pasar a partir de ahora teniendo en cuenta los cambios que se prevén para el próximo año. Por un lado, el cambio de Janet Yellen por Jerome Powell a partir del 3 de febrero. Juan Ramón Casanovas, director de Private Portfolio Management de Bank Degroof Petercam Spain, explica que “a  pesar de que la visión de Jerome Powell se parece mucho a la de su predecesora, cuatro de los siete asientos de la FED deben ocuparse de nuevo y esto puede causar cierta incertidumbre en el inicio de su mandato”.

Otro de los aspectos que hay que vigilar es el efecto de las políticas fiscales de Trump sobre la economía y el impacto sobre la política monetaria del próximo presidente de la FED.

Bartolomew señala que “tendrá que lidiar con los recortes de impuestos de Trump. La rebaja fiscal suele estimular la economía. No obstante, estamos en un momento muy raro en el ciclo para estar estimulando la economía, dado que se está comportando bien y en consecuencia, la Fed podría acabar subiendo los tipos en respuesta a ello”, indica el experto.